Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Colegio de Médicos alerta de que la atención primaria vive una situación “crítica”

La organización profesional exige un aumento presupuestario y un plan de estabilización del personal

Pacientes en la sala de espera del CAP de La Mina
Pacientes en la sala de espera del CAP de La Mina

El Colegio Oficial de Médicos de Barcelona (COMB) ha sido la última institución en unirse al grito desesperado que lanza, desde hace unos meses, la atención primaria: "La situación en atención primaria ha llegado a un punto crítico y la señal más evidente es el desgaste y el malestar que, de manera del todo justificada, expresan los profesionales que trabajan", ha alertado el COMB. La organización colegial ha presentado un documento de posicionamiento en el que exige a la Administración más asignación presupuestaria para este sector.

La llamada rebelión de atención primaria —por la plataforma del mismo nombre que se organizó en torno a unos centros médicos que se quejaron de la presión asistencial y la falta de recursos— ha saltado de los centros de atención primaria (CAP) a entidades de la sociedad civil hasta el COMB. El colegio profesional exige que la partida presupuestaria de atención primaria pase del 16% actual al 20-25% del presupuesto sanitario. 

El COMB alerta de que los profesionales han perdido "capacidad de decisión" y se ha producido "una centralización en estructuras alejadas de los equipos". "Si bien es cierto que faltan recursos económicos, también lo es que, sobre todo, falta un proyecto que motive e ilusione a los profesionales", indica el colegio profesional. De hecho, los médicos advierten de que, si no se actúa "con celeridad", se podría producir "un colapso" en el sistema.

El colegio profesional celebra el plan del Departamento de Salud (ENAPISC) para abordar la situación de la atención primaria, pero critica que "falta concreción en el calendario de implantación de las medidas y sobre la disponibilidad presupuestaria". En este sentido, el COMB se une a las reivindicaciones de los CAP y exige planes de estabilización del personal para poner fin a la precariedad laboral, que se apoyen los liderazgos profesionales y apostar por la autonomía de gestión de los profesionales.

Más información