Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La moción de censura de Podemos contra Cifuentes está abocada al fracaso

PP y Ciudadanos votarán en contra y el PSOE se abstendrá

La moción de censura de Podemos que se debate hoy en la Asamblea nace muerta, al carecer de apoyos del resto de grupos. Se necesitan 65 votos y Podemos solo tiene 27. PP y Ciudadanos votarán en contra y el PSOE se abstendrá. Esto hace sospechar al resto de formaciones que Podemos solo busca notoriedad: Lorena Ruiz-Huerta podrá hablar sin límite de tiempo, mientras que los demás portavoces dispondrán de 45 minutos cada uno. Pablo Iglesias ha anunciado que acudirá.

Mocion censura Cifuentes
Lorena Ruiz-Huerta y Ramón Espinar registran en mayo la moción de censura.

Cristina Cifuentes califica la moción de censura de “campaña publicitaria” o de “ensayo general” la misma iniciativa política que se debatirá contra Mariano Rajoy en el Congreso de los Diputados la semana que viene. El líder de Ciudadanos, Ignacio Aguado, soporte de Cifuentes en el Gobierno, no es más comprensivo con la moción y coincide en el calificativo de “espectáculo”. Ángel Gabilondo, portavoz del grupo socialista en la Asamblea, aunque está de acuerdo en que es necesario censurar al actual Gobierno, vislumbra en la moción un deseo de Podemos de perjudicar a su partido y un programa que solo responde a los intereses particulares de esta formación.

El escenario, aunque adverso, no ha disminuido ni un ápice el entusiasmo de Podemos Madrid, que desplegará hoy todas sus armas y que, al menos para esta iniciativa, ha conseguido enterrar las diferencias existentes entre las dos corrientes que dividen al grupo: errejonistas y pablistas. De hecho, el anterior portavoz del partido, el errejonista José Manuel López, se suma a la iniciativa y dice que “los números no importan, vamos a perder para ganar”.

Lorena Ruiz-Huerta, candidata a suceder a Cristina Cifuentes, contará con el apoyo del núcleo duro del partido. En la tribuna de invitados se sentarán el líder nacional, Pablo Iglesias; el secretario de Organización, Pablo Echenique; la portavoz en el Congreso, Irene Montero; el secretario de Análisis Estratégico y anunciado candidato a la Presidencia de la Comunidad, Íñigo Errejón, y la portavoz del Ayuntamiento de Madrid, Rita Maestre.

El debate, sin embargo, no contará con el líder socialista, Ángel Gabilondo, y probablemente, tampoco con Cifuentes, aunque la presidenta mantuvo ayer la incógnita sobre si en algún momento tomará la palabra o no. Ambos mandarán al ruedo parlamentario a sus portavoces: por el PP, Enrique Ossorio y por el PSOE, José Manuel Franco. El único líder de la oposición que tiene previsto participar en la discusión es Aguado, de Ciudadanos.

 

Tiempo ilimitado

 

Gabilondo justificó ayer su decisión de no debatir debido a que no existe “igualdad de condiciones”. Podemos cuenta con tiempo ilimitado, mientras que el resto de los grupos solo dispone de dos turnos: uno de media hora y otro de 15 minutos.

La discusión de la moción de censura comenzará a las 10.00 con la presentación por parte del diputado y secretario general de Podemos en Madrid, Ramón Espinar. A continuación, intervendrá Ruiz-Huerta, que se centrará en la corrupción instalada “a nivel institucional” y un “modelo de gestión del PP que es injusto y continuista de épocas pasadas”. Aunque cuentan con un tiempo de exposición ilimitado, un portavoz del partido calcula que el discurso de Espinar se extenderá 45 minutos y el de Ruiz-Huerta una hora.

Es la segunda iniciativa de este tipo que se discute en el Parlamento autonómico en su historia y la primera en la sede de Vallecas. En 1989 Alberto Ruiz-Gallardón promovió una moción de censura contra el Ejecutivo liderado por el socialista Joaquín Leguina. No prosperó por un voto. En esta ocasión, la distancia que separa a Podemos de la presidencia de la Comunidad es enorme. Con sus 27 votos es imposible alcanzar la mayoría absoluta (65 apoyos), algo que solo se lograría si Ciudadanos cambiara de bando. Porque, aunque se hubiera producido una unión de las fuerzas de izquierdas, el bloque PP-Ciudadanos (65 diputados) supera en un diputado al formado por PSOE-Podemos (64).

 

Más información