Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento prohibirá hasta los sacos de obra en las calles durante el Orgullo por seguridad

Las bicicletas y las motos no podrán estacionar en Chueca

Manifestación del Orgullo Gay en julio de 2016. Ampliar foto
Manifestación del Orgullo Gay en julio de 2016.

Las fuerzas del orden público reforzarán la seguridad en el centro de la ciudad durante la celebración del Orgullo (World Pride), que se desarrollará entre el 23 de este mes y el 2 de julio. El plan redactado por el Ayuntamiento incluye la prohibición de circular a vehículos pesados por las calles en las que habrá mayor concentración de personas. Los contenedores y sacos de obra deberán ser retirados de la vía pública. A ello se une que ningún vehículo (incluidas motos y bicicletas) podrá estacionar en el barrio de Chueca y aledaños.

El plan de movilidad y seguridad, que hoy será presentado por el equipo de gobierno municipal, señala que las elevadas concentraciones de personas en el barrio de Justicia (en especial en Chueca) durante los días del Orgullo suponen una dificultad añadida en el caso de que fuera necesario evacuar la zona o la llegada de vehículos de emergencia. Por ello, plantea la retirada de la vía pública de “cualquier obstáculo” que pueda dificultar la actuación de la policía, los bomberos o el Samur.

La prohibición de estacionar vehículos se establecerá desde las seis de la tarde hasta la medianoche del miércoles 28 de junio en la plaza de Pedro Zerolo (antigua Vázquez de Mella) y en las calles de Infantas, Clavel, San Bartolomé y Costanilla de Capuchinos. La prohibición se reanudará desde las cinco de la tarde del 30 de junio hasta las nueve de la mañana del 2 de julio, pero el perímetro se ampliará a la zona comprendida por las calles de Hortaleza, Fernando VI, Bárbara de Braganza, el paseo de Recoletos, Alcalá y la Gran Vía. La Policía Municipal retirará todos los vehículos que se hallen dentro de esta zona, salvo los de las personas con tarjeta de movilidad reducida.

Asimismo, se prohibirá la instalación de contenedores y sacos de obra, llenos o vacíos, en los barrios de Justicia y Sol, al comienzo de la calle de Alcalá, en los paseos de Recoletos y del Prado y en la calle de Alcalá, entre la plaza de la Independencia y la calle de Velázquez. A ello se une la zona comprendida entre la plaza de Lealtad y las calles de Antonio Maura, Alfonso XII, Serrano y Goya. La prohibición abarca desde las 12 del mediodía del miércoles 28 de junio hasta las 7.00 del lunes 3 de julio. Los recipientes que estén en estos lugares antes de ese periodo deberán ser retirados.

El dispositivo de seguridad también prohibirá la circulación de vehículos de más de 3.500 kilos en las zonas donde se prevén mayores concentraciones de personas durante todo el Orgullo, con especial incidencia en los distritos de Centro, Salamanca, Retiro y parte de Chamberí el 1 de julio, durante la multitudinaria manifestación.

Cortes en Gran Vía

La Gran Vía también tendrá el tráfico restringido ese sábado, desde las 8.00 a las 16.00. Solo podrán atravesarla los autobuses de la EMT, los taxis, los autocares turísticos, los vehículos de limpieza, los de las funerarias y las grúas. A partir de las cuatro de la tarde, se iniciarán los cortes de tráfico por todo el centro, entre Atocha y Colón.

El plan de seguridad suspende las autorizaciones de ocupación de la vía pública por vehículos, maquinaria, obras y trabajos en el pavimento en los distritos de Centro, Retiro, Salamanca, Chamberí y Moncloa (salvo Aravaca) del miércoles 28 de junio al 2 de julio. En el caso de Arganzuela, la prohibición concluye el sábado 1 de julio.

“Todo lo señalado se realizará con el objetivo prioritario de mantener la seguridad de los participantes y asistentes a los eventos e intentando mantener la mayor normalidad posible en el desarrollo de la vida ciudadana y de sus servicios”, concluye el plan de la Coordinación General de Seguridad y Emergencias.

Madrid espera a tres millones de turistas

La celebración del World Pride 2017 es el acontecimiento popular más importante que acogerá la capital este año. Además de tener una proyección mundial, la ciudad espera recibir a tres millones de turistas.

Esto supondrá que durante una semana Madrid duplicará su población, lo que supone un reto para las Administraciones públicas, en especial para el Ayuntamiento. A ello se une que todas las celebraciones se desarrollarán en las vías principales de la ciudad, según el plan de seguridad preparado por el Consistorio, con el consiguiente trastorno para los residentes y para los visitantes.

“La mayoría de los actos se celebrarán en plazas y calles principalmente. Muchos de ellos en espacios abiertos, en los que es imposible o dificultoso establecer medidas de seguridad y montar barreras físicas o protecciones de cualquier tipo”, recoge el informe de la Concejalía de Seguridad.