Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Puigdemont: “Si alguien quiere saber qué piensan los empresarios, que pregunte a las pymes”

El presidente de Pimec defiende el "derecho a decidir" pero insiste en el "diálogo" y el "entendimiento"

Carles Puigdemont (derecha), junto a Josep Gonzalez.
Carles Puigdemont (derecha), junto a Josep Gonzalez.

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, volvió a dirigirse este martes a la clase empresarial catalana a las puertas de convocar el referéndum sobre la independencia. En esta ocasión, lo hizo ante un auditorio repleto de representantes de pequeñas y medianas empresas de la patronal Pimec, cuyo presidente, Josep González, reiteró su apoyo al “derecho a decidir” aunque confió en el “diálogo” y el “entendimiento” para resolver el conflicto entre los gobiernos central y catalán. Tras su incómoda participación en la reunión anual del lobby del Círculo de Economía, contrario a la vía unilateral, Puigdemont afirmó: “Si alguien quiere saber qué piensan nuestros empresarios, que venga aquí a poner la oreja y a preguntar a nuestras pymes”.

La intervención de Puigdemont se producía después de que el Círculo de Economía, en el que están grandes corporaciones y economistas, lo instaran a ir a explicarse al Congreso y a no quedarse anclado en el referéndum para buscar un acuerdo. Sin embargo, el presidente también se refería de forma velada a las reuniones que varios ministros han ido teniendo con grandes empresas en los últimos meses. Puigdemont se refirió al auditorio que tenía delante como los empresarios “de verdad” y no “los de las puertas giratorias” y recriminó al Estado que si los hubiera escuchado se habría “ahorrado errores monumentales”.

El jefe del Ejecutivo catalán, que ha cerrado la ceremonia de entrega de los 30º Premios Pimes, reclamó al Gobierno central que cumpla con “las inversiones presupuestadas” y no se “abandonen infraestructuras críticas”, lo cual ha dicho que lleva a situaciones como el caos vivido en el aeropuerto del Prat por las colas en los controles de pasaportes. Pero también ha cargado contra el pacto entre el PP y el PNV para sacar adelante las cuentas, en concreto el apartado que incluye una unificación de tarifas eléctricas que permitirá abaratar esa factura a las empresas de la comunidad. “Unas 3.300 empresas catalanas pagan n 45% más que en País Vasco. No hay ninguna razón que justifique esa discriminación. Así no se puede competir en igualdad de condiciones”, ha criticado Puigdemont, quien ha definido el “modelo a la carta” de Estado que a su juicio está creando el PP para “sobrevivir políticamente”.

"Criminalización" del turismo

Puigdemont también aludió, de nuevo sin señalarlo directamente, al Gobierno de Ada Colau, representado en la cena por el alcalde accidental, Gerardo Pisarello. El presidente catalán pidió a las administraciones que “estén a lado” de las empresas. En concreto, les reclamó que “no pongan palos a las ruedas” a la actividad económica por “criterios ideológicos” y que “no criminalicen sectores como el turismo” que, añadió, son “clave”.

El presidente de Pimec, Josep González, confió en que todavía hay “capacidad de diálogo” para resolver la situación catalana. reafirmó el “respeto” de la patronal de las pequeñas y medianas empresas por el “derecho a decidir”, aunque rechazó ir más allá. “Hemos procurado mantenernos en todo momento en una posición prudente de silencio” por “respeto a la pluralidad de los empresarios” a los que representa la organización. “Continuaremos en esta posición y, si algún día es necesario, haremos una encuesta para opinar y decidir”, agregó.

González creyó posible el “entendimiento” entre el gobierno central y el catalán para “hallar caminos y soluciones”. “No es fácil convivir con todo lo que estamos viviendo. Pero confío en la fortaleza de Cataluña y de su tejido económico y su sociedad”, sostuvo. Al respecto, el presidente de Pimec citó algunos de los agravios que, a su juicio, sufre Cataluña. González se refirió a las “concesiones territoriales notablemente desiguales” que constan en los últimos Presupuestos Generales del Estado y que, denunció, “curiosamente no han levantado demasiado debate”. Concretando más, el presidente de Pimec advirtió, por ejemplo, del “agravio” para la competitividad de la empresa catalana que supone “la existencia de una energía más barata en el País Vasco”.

En su discurso, González recordó las preocupaciones y los hitos empresariales de las últimas tres décadas: desde las oportunidades que ofrecía la entrada de España en la Comunidad Europea hasta la preocupación por las políticas proteccionistas del presidente de EE UU, Donald Trump; o de la reconversión industrial de los ochenta a la recesión que empezó a finales de la década pasada. Ahora, recordó, los nubarrones parecen haberse despejado al haberse consolidado un ritmo de crecimiento de alrededor del 3%. Esa expansión económica y la reducción del paro, sostuvo, deben abrir la puerta a nuevas reformas. En concreto, el jefe de la patronal de pymes instó al Ejecutivo central a llevar a cabo una “segunda reforma laboral” que “mejore la inseguridad jurídica” que, a su juicio, dejó la primera. “Hacemos muchas reformas fiscales, pero pocas reformas laborales”, remachó.

La organización, según su presidente, también está “preocupada” por la insatisfacción con “la clase política y el sistema en general” que manifiestan los ciudadanos. “Nos preocupan la desigualdad, la precariedad y la exclusión social, y creemos que hemos de evolucionar hacia un capitalismo mucho más inclusivo”, aseguró González. Además, el jefe de la patronal reclamó “combatir la interminable corrupción” política y ha pedido reformas para atajarla.