Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Colegio de Arquitectos pide menos burocracia en la nueva Ley del Suelo

El COAM ha presentado una serie de propuestas para el nuevo proyecto ante los grupos políticos de la Asamblea de Madrid

José María Ezquiaga, decano del Colegio de Arquitectos de Madrid (COAM)
José María Ezquiaga, decano del Colegio de Arquitectos de Madrid (COAM)

El Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM) considera que se deben simplificar los trámites para la redacción de Planes Generales de Urbanismo. Así se explica en una serie de propuestas presentadas ante los grupos políticos de la Asamblea de Madrid para mejorar el proyecto de Ley del Suelo. El organismo opina que la normativa actual “está obsoleta y se ha convertido en un serio obstáculo para el desarrollo del urbanismo y la arquitectura” en la región.

“La Ley [de Suelo] ha significado un serio inconveniente para el desarrollo urbanístico y la actividad económica en la Comunidad”, afirma José María Ezquiaga, decano del instituto. Ezquiaga cuenta que en 20 años de legislación vigente, solo se han actualizado 20 Planes Generales de los 179 municipios de la Comunidad de Madrid. Para el decano, en vez de recurrir a la renovación de estos planes, se han realizado “modificaciones puntuales de planeamiento”. Este tipo de acciones no tiene en cuenta el conjunto de la ciudad donde se realizan: “Es un urbanismo insuficiente que no puede poner la ciudad al día, solo arreglar problemas puntuales”. “Se pierde la oportunidad de tratar conjuntamente el transporte, el medioambiente, la vivienda, el patrimonio, que es para lo que sirve un Plan General”, puntualiza.

El directivo del COAM explica como muchos cascos antiguos de municipios se encuentran deteriorados: “Hay necesidad de actuaciones en los centros históricos, que en muchos casos están deteriorados”. Además de estas zonas, Ezquiaga también explica que deberían realizarse operaciones de mejora en los barrios periféricos: “Desde que se hizo la remodelación de barrios de los años 70 y principios de los 80, no se han vuelto a tocar”. “Ahora mismo la ley es un obstáculo para la iniciativa privada y la pública”.

Por último, el instituto pide que se elimine la necesidad de fijar las áreas homogéneas, que "congelan la situación urbanística previa, y hacen difícil desde el punto de vista económico realizar operaciones ambiciosas que muchas veces van a conllevar incrementos de densidad, como si incrementar la densidad fuera malo siempre". El instituto pide que se tengan en cuenta las necesidades de cada área concreta, y que no se ponga un “corsé a priori”. Estos deben, explica el decano, ser sustituidos por mecanismos que permitan que los Ayuntamientos puedan adaptar las propuestas a las necesidades.

Más información