Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
TEATRO

‘Hamlet’ en versión electro-pop

El Festival de Artes Escénicas de Alcalá, con Carlos Aladro al frente, pone la mirada en el teatro como forma de luchar contra el mal

Momento de la representación de la adapatación de 'Sueño de una noche de verano' de la compañía Voadora.
Momento de la representación de la adapatación de 'Sueño de una noche de verano' de la compañía Voadora.

La sociedad más avanzada y con las mayores potencialidades imaginables, pero que sigue aquejada de los problemas clásicos que no sabe resolver. La preocupación general sobre la condición humana, el mal frente al bien, late con fuerza en la programación de la XVII edición del Festival de Artes Escénicas de Alcalá de Henares que se inicia el próximo 15 de junio y que hasta el próximo 9 de julio ofrecerá 52 actividades de teatro, danza, música y cine. Carlos Aladro (Madrid, 1970), responsable del Festival de Otoño en Primavera y hombre muy vinculado al Teatro de la Abadía, se hace cargo a partir de esta edición de este certamen como director artístico, en sustitución de Pablo Nogales. Coordinador del Corral de Comedias desde 2009, Aladro habla en términos de progresión y de consolidar el festival como un referente dentro del mapa de certámenes de teatro clásico.

Con un presupuesto de 600.00 euros, aportados por el ayuntamiento de Alcalá y la Comunidad de Madrid, el festival ‘Clásicos en Alcalá’ planteará una mirada renovadora en los lenguajes escénicos con creadores contemporáneos que saldrán al encuentro del disfrute y la sabiduría de los clásicos. “No podemos caminar por la vida sin ellos. El legado clásico está ahí para abrazarlo. Nos obligan a un gran ejercicio de purificación, de puesta en duda. Sus valores siguen siendo universales. Son una referencia imprescindible, a los que hay que acercarse con respeto y devoción, pero sin sacralizarlos ni solemnizarlos. El diálogo tiene que ser de igual a igual”, asegura el nuevo director artístico, que ha elegido para su estreno en el certamen el lema Alma de mal. “El mal acecha. Lo ha hecho siempre. Ahí están los ejemplos de los renacentistas barrocos y de los autores del Siglo de Oro. El teatro es un lugar donde se encuentran las fuerzas para sanar y luchar contra el mal y los gigantes”, añade Aladro, que recuerda el origen cervantino y renacentista del festival, pero con los ojos puestos en el presente.

Y de la mano de Cervantes, el más ilustre ciudadano de Alcalá de Henares, hombre de armas y de letras, caballero renacentista del que el año pasado se cumplió el 400 aniversario de su muerte, llega la inspiración de esta edición del certamen para que los artistas y creadores expliquen con sus trabajos ese espíritu claro y oscuro que atenaza al mundo. En un deseo de abrir un diálogo entre creadores consolidados y emergentes, la programación incluirá 31 espectáculos nacionales e internacionales, algunos de ellos de riguroso estreno en nuestro país como el Ricardo III de la compañía Arcola Theatre, de Londres, que dirige Mehmet Ergen y con el que se inauguran las funciones en el Teatro Salón Cervantes, o el Hamlet del reconocido director suizo Boris Nikitin, que transforma la obra más popular de Shakespeare en una actuación de electro-pop.

El Corral de Comedias contará el día de la inauguración con Carles Alfaro y La vida es sueño, de Calderón de la Barca, en una versión fiel a la poética y los dilemas del autor de este texto cumbre de la literatura española. Junto a estos grandes nombres, habrá un hueco especial para compañías jóvenes y sus propuestas más novedosas que se representarán no solo en el Cervantes y el Corral de Comedias, sino que ampliarán su actuación al Patio de Santa María y a las calles de la ciudad, en lo que pretende ser un gran baile con nuestros clásicos. “Aspiro a despertar la curiosidad de todos aquellos que todavía no abraza el teatro”, confía Carlos Aladro.