Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Comisión de Venecia insta a la Generalitat a negociar con el Estado

El organismo del Consejo de Europa responde a Puigdemont en apenas tres días y le avisa que debe respetar el marco constitucional

Carles Puigdemont entra al hemiciclo.
Carles Puigdemont entra al hemiciclo.

La Comisión de Venecia, organismo consultivo del Consejo de Europa especializado en materia constitucional, ha dejado a la Generalitat de Cataluña un poco más sola en su intento de internacionalizar la convocatoria de un referéndum de independencia. En una breve respuesta por escrito a una pregunta que le había formulado el Gobierno de Carles Puigdemont, la Comisión sostiene que la votación no es posible al margen de la Constitución Española e insta a la Generalitat a buscar un pacto con el Gobierno de Mariano Rajoy.

La Comisión de Venecia —cuyo nombre oficial es Comisión Europea para la Democracia a través de la Ley— forma parte del Consejo de Europa, una organización ajena a las instituciones de la UE pero dedicada a promover los valores europeos y la cooperación de los países del continente. La posición de la Comisión queda fijada en una breve carta de apenas dos párrafos firmada por su presidente, Giani Buquicchio. El escrito es la respuesta al que le envió el presidentCarles Puigdemont, el 29 de mayo, haciéndole saber que el Gobierno y el Parlamento catalán desean celebrar un referéndum independentista.

Aunque la carta enviada por Puigdemont citaba la voluntad de la Generalitat de pactar la votación con el Gobierno central, el envío forma parte de la estrategia seguida por el Ejecutivo catalán con un doble objetivo: internacionalizar su plan de ruptura y evidenciar la imposibilidad de alcanzar un pacto con Rajoy, lo que, a su juicio, justificaría la búsqueda de soluciones unilaterales por parte de la Generalitat.

De la respuesta de la Comisión de Venecia, sin embargo, se deduce que la Generalitat no ha logrado ninguno de los dos objetivos. En la línea seguida por todos los actores internacionales de reducir el desafío independentista a un asunto interno de la política española, Buquicchio recuerda al presidente catalán que todo lo relacionado con el referéndum y cualquier tipo de cooperación con la propia Comisión “deberá contar con el acuerdo de las autoridades españolas”. De hecho, una copia de la carta ha sido enviada por la Comisión a Luis Javier Gil Catalina, representante español en el Consejo de Europa.

La carta de Buquicchio destaca, además, que la posición de la Comisión es que “cualquier referéndum” tiene que ser llevado a cabo con “la plena conformidad de la Constitución y la legislación aplicable”.

El Gobierno catalán recibió este viernes la carta, el mismo día que desde la Generalitat se reclamaba al Gobierno de Rajoy que realizara una oferta concreta para que Puigdemont asista al Congreso a plantear su propuesta de referéndum. El intento para que participe la Comisión de Venecia en la hipotética votación era una de las demandas de Catalunya Sí que es Pot para sumarse a la hoja de ruta de Junts pel Sí.

“Avala nuestra posición”

Puigdemont interpretó ayer que la respuesta de la Comisión de Venecia insta al Gobierno central a negociar la celebración del referéndum. “Avala nuestra posición y hace un emplazamiento implícito a negociar el referéndum”, publicó el presidente catalán en su cuenta de Instagram, en un mensaje recogido por Europa Press.

En el mismo sentido se manifestó el coordinador organizativo del PDeCAT, David Bonvehí, según el cual la Comisión de Venecia ratifica el referéndum acordado que defiende su formación, por lo que, dijo, “lo único que falta es voluntad política” por parte del Gobierno central para cumplir con los requisitos.

Ciudadanos y PP, por el contrario, aprovecharon la toma de posición de la Comisión para cargar contra Puigdemont. Inés Arrimadas, portavoz de la primera formación, escribió en su cuenta de Twitter: “La Comisión de Venecia responde a Puigdemont: hay que cumplir con la Constitución y la legislación aplicable. Obvio”. El portavoz del mismo partido, Carlos Carrizosa, subrayó que la misiva “recuerda que hay que cumplir con la Constitución y las leyes” y “esto es lo único que Puigdemont no quiere oír”.

Más contundente se mostró el presidente del PP catalán, Xavier García Albiol, que calificó de “patada en el culo” la respuesta de la Comisión de Venecia. “Es una patada en el culo a Puigdemont y Junqueras en sus ansias de internacionalizar” un proceso soberanista que “desprestigia” a las autoridades y a las instituciones catalanas, dijo. “Le pido al presidente de la Generalitat que, después de la respuesta que ha recibido de la Comisión de Venecia, deje de hacer el ridículo”, concluyó Albiol.