Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenidas 130 personas de una red de inmigración ilegal en Torrevieja

Varias inmobiliarias facilitaban supuestamente contratos de alquiler falsos a extranjeros para que se empadronaran

La Policía Nacional ha desarticulado una organización asentada en Torrevieja (Alicante) que favorecía la inmigración ilegal en España, en una operación en la que han sido detenidas 130 personas, entre ellas, tres funcionarios del Ayuntamiento de esa localidad.

Según la Policía Nacional, el entramado estaba integrado principalmente por responsables de varias inmobiliarias de la citada población y comisionistas a su servicio, los cuales facilitaban supuestamente contratos de alquiler falsos a ciudadanos extranjeros para que consiguieran empadronarse en Torrevieja, con el único fin de reagrupar a sus familiares.

La investigación ha culminado con la detención de 130 personas, entre ellas, tres funcionarios del Ayuntamiento de Torrevieja, 16 propietarios de agencias inmobiliarias, 14 comisionistas, un gestor y 96 ciudadanos extranjeros, acusados todos ellos de falsedad documental y favorecimiento de la inmigración ilegal.

Los tres funcionarios arrestados trabajaban en la Oficina del Censo del Consistorio de Torrevieja y se estima que la red ahora desarticulada logró de manera fraudulenta la reagrupación familiar de más de 500 personas en España.

Los agentes corroboraron "la evidente participación en los hechos de la Oficina del Censo del Ayuntamiento de Torrevieja, al haber expedido de forma negligente volantes y certificados padronales colectivos sin incluir la totalidad de las inscripciones existentes en las viviendas", indica la nota.

Una información que "fue validada posteriormente por la Oficina de Urbanismo del mismo municipio", lo que permitió" resoluciones favorables de expedientes de reagrupación familiar por parte de la Oficina de Extranjería de Alicante", señala el comunicado.

Ello posibilitó la llegada y establecimiento en España de una inmigración ilegal por cauces aparentemente legales y se cifra en 500 el número de personas fraudulentamente reagrupadas.

La operación comenzó hace dos años, cuando los investigadores tuvieron conocimiento de la existencia de personas afincadas en Torrevieja que podrían estar dedicándose a realizar falsos contratos de alquiler a ciudadanos, en su mayoría de origen marroquí y residentes en la Región de Murcia, señala la nota de prensa.

Los agentes identificaron a varios responsables de la red y averiguaron que esos contratos eran utilizados para empadronar a los ciudadanos extranjeros y poder así justificar la disposición de una vivienda para reagrupar a sus familiares.

Los trámites del proceso de reagrupación familiar eran dirigidos a la Oficina de Extranjería de Alicante, donde los solicitantes aportaban contratos falsificados de alquileres de viviendas del municipio alicantino de Torrevieja para lograr de manera fraudulenta el empadronamiento.

En realidad se trataba de viviendas vacías puestas a la venta en diferentes agencias inmobiliarias de la zona u ocupadas por otros moradores sin parentesco alguno.

En la Administración aportaban como documentos de ocupación falsos contratos de arrendamiento en los que se usurpaba el estado civil de los propietarios, o bien documentos auténticos suscritos por los propios dueños con otros arrendatarios pero que habían sido alterados, en ambos casos, sin conocimiento de los titulares de la propiedad.

La adquisición de los contratos falsificados estaba sometida al pago de 300 euros al mes, dinero que debía abonar el solicitante al facilitador o vendedor, que, en la mayoría de los casos, se trataba de responsables o empleados de inmobiliarias de Torrevieja o comisionistas que intermediaban para que el trámite se llevara a cabo.

Más información