Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento de Madrid desbloquea el plan para derribar las cocheras de Cuatro Caminos

La última propuesta de los cooperativistas "subsana los problemas de legalidad que existían", dice el concejal José Manuel Calvo

Las cocheras de Cuatro Caminos.
Las cocheras de Cuatro Caminos.

El embrollo de las cocheras de Cuatro Caminos (el derribo de un edificio que algunas asociaciones consideran patrimonio para construir una urbanización de 443 viviendas) está cerca del final. El Ayuntamiento considera que Metro ha rectificado para adaptarse a los criterios municipales y está dispuesto a desbloquear el nuevo plan de los cooperativistas y acabar así con la bronca que, desde 2015, le enfrenta a la Comunidad de Madrid, que vendió los terrenos a Residencial Metropolitan. "Hasta ahora, existía un incumplimiento legal que impedía la estimación del plan. Una vez subsanado ese problema, no hay ningún obstáculo para estimar la iniciativa", explica el concejal de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo. El proyecto modificado irá al pleno del Ayuntamiento en junio o julio.

Este miércoles, Metro de Madrid (la empresa pública propietaria de los terrenos hasta su venta) emitió un dictamen favorable a la consulta urbanística presentada por Residencial Metropolitan para evaluar la viabilidad del nuevo proyecto, que trata de subsanar las deficiencias del anterior. Según una nota emitida por la empresa pública, el nuevo proyecto plantea la modificación de la altura en una zona de almacenes y un cambio de pendiente en uno de los accesos del parque. Desde Metro se señala que "el compromiso con los cooperativistas es prioritario y nuestra voluntad de desbloqueo es total, siempre y cuando se garantice la viabilidad del funcionamiento de las cocheras".

Desde 2015, el Ayuntamiento de Madrid mantenía que el proyecto anterior no cumplía con los objetivos del Plan General de Ordenación Urbana, ya que este especificaba que era necesario soterrar las cocheras, mientras que la propuesta de los cooperativistas elevaba su altura varios metros. Ahora, el Consistorio señala que, con la nueva propuesta, se han solucionado los obstáculos. "Esto nunca ha sido un problema político, sino técnico", dice Calvo.

El concejal de Desarrollo Urbano Sostenible señala que "la última propuesta presentada por la cooperativa a través de una consulta ha sido informada favorablemente por nuestros servicios técnicos porque subsana los problemas de legalidad que existían". Esto significa que el nuevo diseño  "se ha corregido para adaptarlo a los requerimientos municipales".

El consejero de Transportes, Pedro Rollán, explicó este miércoles en qué consisten los cambios: "La semana pasada, los cooperativistas nos presentaron un nuevo proyecto que afectaba a una zona de la cubierta de 300 metros cuadrados, y hemos visto si podíamos asumir esa renuncia, una más, pero todo sea para que se puedan resolver de una vez por todas las exigencias del Ayuntamiento". Según Rollán, lo que se hace es "reducir esos 300 metros destinados a almacenes y bajar la cota de las nuevas cocheras" para que el parque sea más accesible desde la calle.  

Patrimonio histórico

La otra faceta de las cocheras es su consideración como patrimonio histórico. En septiembre de 2016, la Dirección General de Patrimonio de la Comunidad de Madrid rechazó considerar las cocheras como Bien de Interés Cultural. Sin embargo, la asociación en defensa del patrimonio Madrid, Ciudadanía y Patrimonio (MCyP) presentó en enero ante Comunidad y Ayuntamiento un informe para proteger el edificio, cuya autoría se atribuye al arquitecto Antonio Palacios, y modificar el proyecto de viviendas. En la actualidad, MCyP tiene en marcha una campaña de micromecenazgo para financiar un recurso con el que salvar del derribo las cocheras.

En relación con este tema, el Ayuntamiento recuerda que una vez la cooperativa presente por registro la iniciativa, se elevará al pleno para su estimación. En ese momento comienza la tramitación del plan, que deberá ser examinado por la Comisión Local de Patrimonio (CLPH), órgano competente para establecer los elementos que deben ser protegidos.

El proyecto para las cocheras, ahora modificado, incluye el derribo del edificio de las cocheras históricas y la construcción (en unos terrenos de unos 34.000 metros cuadrados) de 443 viviendas, repartidas en una torre de 28 plantas y otros dos edificios de ocho plantas. Los cooperativistas deberán ceder además 16.026 metros cuadrados para zonas verdes para todos los vecinos de la capital.

Valoración de los cooperativistas

"Después de dos años de bloqueo, es el momento de agradecer a ambas partes (Metro y Ayuntamiento) haber acercado las posturas", señala Juan José Perucho, portavoz de la cooperativa Residencial Metropolitan. "Ahora, para aminorar el impacto de dos años de retraso, hay que pedir agilidad al Ayuntamiento en la tramitación, porque esto no ha hecho más que empezar. Por eso, pedimos que la Junta de Gobierno del Consistorio apruebe inicialmente el plan parcial", añade.

En su opinión, el proyecto "es bueno para la ciudad", ya que, además de las casas, "incluye parques, dotaciones municipales y 62 viviendas protegidas [el 10% de la edificabilidad total]".  "Y es la salvación para 443 familias que llevan dos años de angustias", dice. El portavoz de Metropolitan añade que el nuevo proyecto "tiene un pequeño ajuste que mejora la permeabilidad peatonal del parque previsto, que ahora será accesible desde un sitio más", y prevé derribar las cocheras para construir unas nuevas debajo "más pequeñas pero más modernas".

Más información