Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
accidentes

El menor al que el metro le amputó las dos piernas saltó al ver que arrancaba el convoy

Las imágenes de las cámaras de seguridad rechazan que el joven estuviera jugando con otros chavales

Viajero del Metro de Madrid suben a un convoy. Ampliar foto
Viajero del Metro de Madrid suben a un convoy.

El joven marroquí que fue arrollado por un metro en la línea 1 (Pinar de Chamartín-Valdecarros) el pasado domingo y que sufre amputación de las dos piernas iba solo y saltó al convoy justo cuando este iniciaba la marcha, según confirmaron ayer fuentes de la compañía subterránea. La policía considera que se trata de un accidente, por lo que ya ha cerrado el atestado y lo ha pasado al juzgado de guardia.

El accidente se produjo en la estación de Sierra de Guadalupe a las ocho de la tarde. Según fuentes de Metro, el joven entró a gran velocidad en la parada y bajó con mucha rapidez las escaleras de entrada al andén, según se puede ver en las grabaciones de las cámaras de videovigilancia. Cuando entra en la estación, el metro ya ha pegado el pitido de aviso y ha cerrado las puertas, por lo que no puede entrar. El convoy inicia la marcha lentamente y el joven da dos pasos hacia atrás, como si decidiera esperar al siguiente metro. “Se queda como petrificado”, afirman algunas fuentes que han visto las imágenes.

Sin embargo, en fracciones de segundo cambia de opinión y pega un salto hacia el metro. En ese momento se agarra de los enganches y sale de la estación con el tren. El momento en que se produce el accidente ya se pierde.

El chaval cayó a las vías y el metro le pasó por encima. Las ruedas le seccionaron ambas piernas a la altura de la tibia. Pese a la gravedad de las lesiones, el menor logró arrastrarse hasta un pozo de ventilación situado en la calle de Felipe Álvarez (Villa de Vallecas). Allí comenzó a chillar y a pedir ayuda hasta que un viandante le escuchó y llamó a los servicios de emergencias. Los bomberos del Ayuntamiento de Madrid lo rescataron y el Samur-Protección Civil le hizo las primeras curas antes de trasladarlo con pronóstico muy grave hasta el servicio de urgencias del hospital La Paz. Los padres del menor prohibieron al centro que diera información sobre su evolución. El maquinista informó por radio de que creía que había atropellado a alguien o a algún animal.

En un principio se informó de que el joven estaba con otros chavales jugando en la estación y que, justo cuando salía el metro, se subieron a ellos, como si se tratara de un juego. Fuentes de Metro negaron ayer este extremo y confirmaron que estaba solo en todo momento. La compañía ha abierto una investigación para determinar qué ha ocurrido y esclarecer si se ha actuado correctamente.