Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
POESÍA

Loca academia de poesía

El festival Poetas tendrá lugar en Matadero el 27 y 28 de mayo

Imagen del Festival Poetas en el Matadero Madrid el 2016. Ampliar foto
Imagen del Festival Poetas en el Matadero Madrid el 2016.

En la obra del artista Isidoro Valcárcel Medina (Premio Nacional de Artes Plásticas 2007) hay mucha poesía. De hecho, él es la piedra sobre la que este año se edifica el poético festival Poetas (el año pasado fue el fotógrafo Alberto García-Alix), que se celebra los días 27 y 28 en Matadero Madrid (Paseo de la Chopera, 14).

Tirando de ese hilo se llega a otra artista de peso como Esther Ferrer, a músicos como Nacho Vegas, Gabo Ferro, Variedades Azafrán o Los Ganglios, a humoristas como Ignatius Farray o a filósofos como Ernesto Castro. ¿Pero no era esto un festival de poesía? En efecto, pero este se caracteriza porque sus artífices consideran que lo poético no solo se circunscribe al poema escrito, sino que se desaparrama por todas las disciplinas artísticas y cosas que habitan el mundo. Entonces, ¿no hay poetas de los escriben poemas? También: Carlos Pardo, Alberto Santamaría, Ben Clark o el maestro chileno Raúl Zurita, entre otros.

"Esto no quiere decir que cualquier artista sea un poeta", dice el poeta Peru Saizprez, uno de los organizadores del evento, "pero sí los que se expresan de determinada manera". El festival cumple ahora la segunda edición de su nueva encarnación, tras diez años celebrándose en otros lugares bajo el nombre Poetas por kilómetro cuadrado. "Queríamos un cambio de imagen y también de formato, un giro hacia algo más diurno, más primaveral, más al aire libre, que atraiga a públicos tanto familiares como especializados", dice Pepe Olona, cabeza de la organización y también de la librería y editorial Arrebato (Palma, 21). La idea es que Poetas tenga un ambiente similar al de algunos festivales de música, con ambiente festivalero y varias cosas pasando a la vez. Pero en plan poético.

Precisamente las pequeñas editoriales vienen siendo otras protagonistas del festival a través de su andadura: aquí se celebra una nutrida feria de edición independiente (aunque más que independientes prefieran llamarlas editoriales "indómitas"). Además, Poetas forma parte de la Feria del Libro, con la que coincide. "Queríamos participar en la Feria pero no poniendo un stand sino celebrando este evento en el que se pueden dar a conocer todas esas pequeñas editoriales que no llegan al Parque del Retiro", dice Olona. Entre otras de las actividades ofertadas está la serigrafía poética (Un poeta en camiseta), el bordado (Abordar un poema), el robot poeta Wasp o los espectáculos infantiles como el de Pollopopoesía. En el cruce de disciplinas está la micropoetisa Ajo y el guitarrista flamenco Paco Soto (que abrirán el festival en el Café Berlín la noche del viernes) o el del poeta y periodista radiofónico Javier Gallego Crudo, que actuará con la banda Seward.

Una de las características de este festival es su afán por ofrecer a los asistentes propuestas que desconozcan. "Cuando empezamos a organizar este festival lo hicimos como público organizador", dice Saizprez, "es decir, somos público que quiere ver algo y quiere compartirlo: te vamos a presentar a un montón de gente que quizás no conozcas, eso es lo interesante". Otro de sus afanes es mezclar públicos: "Tratamos de que el público amplio de los poetas más conocidos sea aprovechado por lo que menos gente arrastra", concluye Olona, "así de que el público de una disciplina disfrute de otras que no frecuenta con asiduidad".

Se buscan pequeños poetas

En la Loca Academia de Poesía, la programación infantil y juvenil del festival Poetas, lo poético también llega a los más pequeños. Durante los días previos al festival se celebraron recitales y talleres para niños y jóvenes en bibliotecas públicas municipales a cargo de poetas como Ben Clark, Hasier Larretxea, Dani Orviz, Carmen Camacho o Meninas Cartoneras.

Ya dentro del evento se celebran actividades como Pollopopoesía (sábado a las 11.30), de Dani Orviz y Cristina Gargo, en la que a través de la narración oral, los dibujos animados o la música explican los entresijos del trabajo poético de forma sencilla y con humor, con el ánimo de despertar vocaciones y fabricar a los grandes poetas del mañana.

O No me cuentes un cuento (domingo a las 11), un taller para grandes y pequeños que investiga los límites de la imagen como elemento narrativo. A través de la obra de ilustradores contemporáneos como Chiara Carrer, Daniela Iride Murgia, Simone Rea o Harriet Russell, se ahondará en las diferentes maneras de utilizar imágenes para contar historias.

Más información