Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido el expresidente del Barça Sandro Rosell por blanqueo

El exdirectivo está acusado de lavar dinero procedente del cobro de comisiones ilegales de los derechos televisivos de la selección brasileña

Sandro Rosell, detenido este martes.

La Guardia Civil y la Policía Nacional irrumpieron este martes a primera hora en el número 127 de la calle de Déu i Mata de Barcelona. Allí vive el expresidente del Barça Sandro Rosell. Los agentes se lo llevaron detenido acusado de un delito de blanqueo de capitales. Durante la mañana arrestaron también a su mujer, Marta Pineda, a uno de sus mejores amigos, Andreu Ramos, a un antiguo compañero de promoción en la escuela de negocios ESADE, Shahe Ohannessian, y a un socio, Joan Besolí.

Desde hace más de un año, los especialistas en delincuencia económica de los dos cuerpos policiales investigan un entramado que Rosell creó presuntamente para lavar dinero procedente del cobro de comisiones ilegales de los derechos de imagen televisivos de la selección brasileña de fútbol. El grupo vendió supuestamente esos derechos a una empresa con sede en Qatar y obtuvo unas ganancias irregulares de 15 millones, según fuentes judiciales.

El caso, que instruye la magistrada del Juzgado Central de Instrucción 3 de la Audiencia Nacional, Carmen Lamela, apunta también al expresidente de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), Ricardo Teixeira. Los investigadores consideran que Teixeira era un socio necesario de Rosell para el cobro de esas comisiones. A pesar de eso, los agentes no actuaron contra el directivo brasileño, que se ha visto salpicado por diversos escándalos, entre ellos el de corrupción en la FIFA, caso destapado por el FBI hace dos años.

Rosell blanqueó presuntamente el dinero a través de Andorra, donde con Joan Besolí tenía la gestoría Comptages. Desde esa misma gestoría se solicitó en 2012 la residencia pasiva andorrana para Teixeira. La policía sospecha que el dinero pasaba primero por Suiza y posteriormente se enviaba a Andorra. Los agentes llevaron a cabo registros en el Principado, en Barcelona, en Lleida y en Girona.

Otro de los detenidos clave en esta investigación es el empresario Shahe Ohannessian, con quien Rosell fue compañero de promoción en ESADE. El expresidente del Barça vendió a Ohannessian su compañía Bonus Sport Marketing (BSM), dedicada al marketing deportivo. Al llegar a la dirección del equipo blaugrana, en 2010, Rosell prometió deshacerse de la compañía para evitar incompatibilidades. Lo hizo en 2011, aunque su mujer Marta Pineda siguió como apoderada hasta 2013. La policía sospecha que Ohannessian era un testaferro en la empresa, que seguía controlando el exdirectivo. Los investigadores registraron la sede de BSM.

La compañía estuvo también en el centro de la polémica el año pasado, cuando el empresario Jaume Roures denunció a Rosell por espionaje industrial. Le acusó de contratar a través de BSM a un informático que inicialmente trabajaba para Mediapro para que espiase sus correos y comunicaciones.

Hacia las 22 horas de este martes, la Guardia Civil y la Policía Nacional han trasladado a Rosell al cuartel de Travessera de Gràcia de Barcelona, donde pasará la noche, mientras que su esposa, Marta Pineda, ha quedado en libertad con cargos, informa Europa Press.

Investigación del FBI

Desde hace más de cinco años, el runrún sobre las supuestas actividades delictivas del expresidente del Barça en Brasil es constante. Allí fue juzgado y absuelto de presuntas irregularidades en un encuentro amistoso entre Brasil y Portugal. La relación del exdirectivo del Barça con el país sudamericano data de 1999, cuando fue delegado en América Latina para Nike. Entonces Rosell pasó a gestionar un acuerdo millonario entre la compañía deportiva y la Confederación Brasileña de Fútbol por 160 millones de dólares, que se firmó dos años antes de que llegase.

El FBI investiga ese acuerdo, que supuso la irrupción de Nike a gran escala en el patrocinio del fútbol. Se trataba de un contrato que no habría sido posible sin la aquiescencia de Teixeira, que estuvo al frente de la CBF desde 1989 y hasta 2012.

Ese año Teixeira dejó precipitadamente la dirección de la Confederación, cercado por las acusaciones de corrupción dentro y fuera de su país. También se vio salpicado por el caso de corrupción en la FIFA que llevó a la destitución del hasta entonces todopoderoso Joseph Blatter.

Precisamente, una comisión rogatoria del FBI a España de finales de 2015 sirvió a los investigadores de la Guardia Civil y de la Policía Nacional para tirar del hilo hasta llegar al caso que han bautizado como Rimet, en referencia a Jules Rimet, un árbitro de fútbol francés y tercer presidente de la FIFA, que impulsó el Mundial de fútbol.

Más información