Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El acusado de asesinar a la viuda del expresidente de la CAM comparecerá libre al juicio

La Audiencia de Alicante rechaza volver a encarcelar a Miguel López, como pretendía el fiscal

Miguel López, investigado como presunto autor del asesinato de su suegra, María del Carmen Martínez, viuda del expresidente de la CAM. Ampliar foto
Miguel López, investigado como presunto autor del asesinato de su suegra, María del Carmen Martínez, viuda del expresidente de la CAM.

Miguel López, acusado de asesinar a su suegra, María del Carmen Martínez, viuda del expresidente de la CAM Vicente Sala, el pasado 9 de diciembre, comparecerá ante el jurado popular que debe juzgarle en unos meses sin esposas. Totalmente libre. Así se desprende del auto hecho público este viernes, en el que la Audiencia de Alicante rechaza volver a encarcelarlo, como pedía el fiscal y la acusación particular que ejerce un hijo de la víctima. El presunto asesino está en libertad provisional a la espera de juicio desde el pasado 20 de marzo, cuando pagó la fianza de 150.000 euros que le impuso el juez que instruye la causa, José Luis de la Fuente.

Los magistrados entienden que no persisten “intereses constitucionalmente legítimos que justifiquen" que López vuelva a prisión, donde ha estado de forma preventiva tan solo 39 días. A juicio de la sala, "el simple transcurso del tiempo obliga a ponderar las circunstancias personales del sujeto privado de libertad y los datos del caso concreto, máxime cuando, como en el caso analizado, la instrucción prácticamente se ha finiquitado" durante el plazo en que estuvo preso.

Aunque decretó su excarcelación, el titular del juzgado de Instrucción 7 de la ciudad impuso en su día al presunto asesino diversas medidas cautelares. López tiene retirado el pasaporte y no puede salir de España y debe comparecer semanalmente en el juzgado para firmar, una cita a la que asiste puntualmente cada lunes desde que abandonó el centro penitenciario de Fontcalent.

María del Carmen Martínez, de 73 años, falleció el 9 de diciembre de dos disparos a bocajarro en un concesionario de coches de su propiedad, Novocar, ubicado en Alicante y gestionado por su yerno. Desde entonces, la investigación ha avanzado a un ritmo vertiginoso, a pesar de incluir las declaraciones judiciales de más de treinta testigos. A falta de los resultados de un análisis de unos restos de ADN hallados en una mano de la fallecida y de otras pruebas menores, el caso está listo para llegar a juicio. Sin embargo, la fiscalía y la acusación particular que ejerce Vicente Jesús Sala, hijo de la fallecida y principal heredero de las empresas familiares, habían recurrido la libertad provisional del investigado.

La sección décima de la Audiencia ha rechazado ahora esos recursos tras alabar la "pormenorizada" argumentación jurídica del magistrado instructor y calificar su decisión de "acertada". Además, el tribunal ha desestimado las órdenes de alejamiento y prohibición de comunicación de López respecto de sus antiguos empleados del concesionario, como pedía el fiscal para que no pudiera influir en esos testigos. El auto de la Audiencia establece que la protección de esos testimonios, un medio de prueba muy “intangible”, está garantizada por el delito de obstrucción a la Justicia y por una ley orgánica.

Del mismo modo, la Audiencia ha rechazado la petición de Vicente Sala hijo dirigida a trazar un perímetro de exclusión alrededor de su vivienda que su cuñado Miguel no pudiera traspasar. Sala y sus tres hermanas -la menor de ellas está casada con López- conviven en una misma finca familiar, aunque en casas unifamiliares separadas, de más de 300.000 metros cuadrados situadas a las afueras de Alicante. Según el auto judicial, tanto esa pretensión como la de que el investigado no pudiera acceder a la propiedad familiar por la misma puerta por la que lo hace su cuñado Vicente "solo responden a una mera conveniencia personal para conjurar riesgos potenciales e hipotéticos daños morales, y no a intereses de protección de la víctima estrictamente necesarios”.