Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tesla aterriza en Barcelona con su primera tienda ‘pop-up’ de España

En la tienda efímera del Port Vell se pueden probar los modelos S y X de la firma de coches eléctricos y hasta encargar un modelo todavía en producción

Tesla Ampliar foto
Modelo S de Tesla en la tienda efímera de Barcelona.

Las puertas que se despliegan como las alas de un halcón; una gran pantalla en el salpicadero que te informa de todo lo necesario para la conducción; ocho pequeñas cámaras que permiten al coche mantenerse entre las líneas blancas de la carretera y casi conducir solo; y una movilidad 100% eléctrica. La firma de automóviles Tesla, lo más parecido al coche del futuro por sus cero emisiones de gases contaminantes y su conectividad, ha abierto en Barcelona la primera tienda efímera de España. Situada en el Port Vell, una zona de mucha afluencia turística, en la tienda pop-up se pueden probar los modelos S y X de Tesla, comprarlos y hasta encargar el Model 3, todavía en producción.

Tesla abrirá, en la segunda mitad del año, dos tiendas permanentes en zonas céntricas de Madrid y Barcelona. Antes, sin embargo, quiere darse a conocer entre los posibles clientes. Aprovechando que todavía está en marcha el salón Automobile Barcelona, donde Tesla tiene un gran espacio, la firma ha decidido abrir una pequeña tienda móvil en una zona concurrida. "Es como una tienda normal, tenemos los dos modelos, que se pueden probar, y luego el cliente puede decidir el color, la tapicería, las llantas, y finalmente hacer el encargo", explican ante la mirada de los turistas que se han acercado a la Barceloneta.

La tienda temporal permanecerá en la capital catalana hasta el 12 de julio, y para reservar las demostraciones y pruebas de conducción (que consisten en dar una vuelta de media hora por las calles del centro de Barcelona) solo hace falta entrar en la web de la compañía. "Lo que sorprende de los coches Tesla es su conectividad, que se ve con la gran pantalla del salpicadero, y la velocidad que alcanzan", indica una portavoz de la firma: el modelo S (a partir de 80.000 euros) acelera de 0 a 100 kilómetros por hora en 2,7 segundos, mientras que el X (a partir de 95.000 euros), que abre las puertas traseras hacia arriba, lo hace en un segundo más.

El modelo X de Tesla.
El modelo X de Tesla.

El automóvil, al tener unas 1.000 piezas menos que un vehículo de gasolina y solo dos motores eléctricos situados en los bajos, tiene mucho espacio de maletero. Los avances de la tecnología, además, se perciben en todo momento al lado de un Tesla. Desde la conducción autónoma a las puertas que se abren al acercarse con la llave, hasta las sillas que se desplazan con el mínimo esfuerzo. "El Tesla es como un ordenador que se va actualizando: lo compras y al cabo de un tiempo puede que su velocidad haya aumentado, o que se te incluya una cuenta premium de Spotify, o que se actualice el mapa de los cargadores eléctricos", explican en la tienda pop-up.

Una de las principales preocupaciones de los clientes es la capacidad de las potentes baterías eléctricas de Tesla. La autonomía del S, por ejemplo, es de 632 kilómetros. La firma cuenta con diez estaciones de los llamados supercargadores, puntos de abastecimiento que cargan las baterías en 15 minutos y que están situados estratégicamente en las principales rutas de España. También cuenta con 54 cargadores individuales, una cifra que va en aumento cada semana. En la tienda pop-up reivindican con orgullo el negocio creado por Elon Musk: "La confianza en este coche es tan alta que ya hay mucha gente que viene para pagar un depósito de reserva del nuevo Model 3, del que casi no se tiene información y que todavía está en producción".

Más información