Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
LOS LUGARES DE...VÍCTOR ALGORA

‘Techno’ y vestidos para hombre

El cantante compra ropa en Malasaña, pincha en fiestas madrileñas y descansa en la Plaza de España

El cantante Victor Algora posando en Plaza de España. Ampliar foto
El cantante Victor Algora posando en Plaza de España.

1. Plaza de España. Cuando venía a la antigua sala Ocho y medio, hacíamos tiempo en la plaza hasta que abría el metro. Allí se enmarca mi juventud. Hacía botellón con los de la universidad. Es uno de los pocos sitios del centro donde te puedes reunir y tirarte en la hierba. Una vez me enrollé allí con el chico que me gustaba y nos quedamos dormidos. Vino a despertarnos un jardinero.

2. La Mona Checa. Las camisetas retro americanas son lo mejor de esta tienda de segunda mano, además son baratas. En Madrid la ropa vintage no es muy cara comparado con Barcelona. En esa calle también están Biba y Magpie, y otras tiendas muy guays del mismo rollo (Calle de Velarde, 2).

3. Cuesta del Moyano. Está cerca de mi casa. En primavera me gusta ir a mirar libros, comprarme alguno e irme a leer al Retiro. Hace poco me compré en uno de sus puestos Industrias y andanzas de Alfanhuí, de Rafael Sánchez Ferlosio, para releerlo. Lo descubrí en mi adolescencia, cuando empezaba a escribir poesía y me marcó mucho.

4. Calle de Barbieri. En uno de sus edificios tenían el piso de estudiantes mis amigos. Era nuestro cuartel general en Chueca. Una vez hicimos un concierto en casa y vino la policía porque se escuchaba en todo el barrio. En la calle hay un bar gallego, Das Meigas, en el número seis, donde íbamos siempre, y otro que ha desaparecido y de cuyo nombre no me acuerdo.

5. Bodegas Lo Máximo. Es de los primeros bares que descubrí en Madrid y sigo yendo. Vine a la ciudad para preparar las pruebas para entrar en la RESAD y en clase conocí a un chico. Nos gustamos y acabamos en ese bar. A veces hay música en directo y tiene un ambiente tan variado como el barrio donde está, Lavapiés. (Calle de San Carlos, 6)

6. Enfrente Club. Es un bar gay de Chueca enfocado a la tribu de los osos pero al que acude gente de todo tipo. Los sitios del barrio donde ir a bailar suelen ser muy petardos y en el Enfrente puedes encontar indie y electrónica. Allí pincho todos los meses desde hace cinco años. La gente que va tiene mucho respeto y no hace peticiones. Confía en el criterio del DJ. (Calle de las Infantas, 12)

7. Mutador Estudio. Es el estudio de diseño gráfico que hace las portadas de mis discos, mis fotos y algunos de mis vídeos. Han llevado a cabo, además, la dirección artística del canal de televisión de la NASA y tienen una línea de moda de camisetas oversize y vestidos para hombre. Si vas a su estudio puedes saludarles y conocer a Thor, un boxer adorable. (Calle de Mesón de paredes, 57).

8. El Perla. Suelo acabar bebiendo allí los domingos por la tarde, antes de ir a Cassette Club —fiesta en la sala Boite (Tetuán, 27)—. Lo regenta mi amigo Miguel y es la alternativa gayfriendly de La Latina para el fin de semana. (Calle de Calatrava, 14).

9. El Restaurante Vegetariano. Cada vez tiendo más al vegetarianismo. Es muy pequeño y el trato es muy agradable. Todas las cremas están muy buenas y la ensalada de brotes de soja me gusta especialmente. Además es muy barato. (Calle del Marqués de Santa Ana, 34)

10. Minitel. Es la fiesta que más se parece al rollo que se lleva en Berlín: gente disfrazada de cosas, estilismos imposibles y performances. Todo muy queer y muy libre. Puedes escuchar techno del bueno con DJs de toda Europa. Se hace un viernes de cada mes en la sala Republik. Es una fiesta mixta y, lo mejor es que tiene after. (Calle de la Puebla, 6).

Más información