Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El número de ‘sin techo’ en Barcelona bate otro récord pese a la recuperación económica

El recuento total de personas sin hogar en la capital alcanza a 3.395 personas

Dos sin techo duermen en una calle del Eixample.
Dos sin techo duermen en una calle del Eixample.

Más de un millar de personas, en concreto 1.026, durmieron anoche en las calles de Barcelona. Los datos del recuento de sin techo que se llevó a cabo la pasada madrugada por la Red de Atención a Personas Sin Hogar (XAPSLL), con la colaboración del Ayuntamiento de Barcelona, no invitan al optimismo. A estas 1.026 personas hay que sumar las 1.954 que lo hicieron en equipamientos de entidades sociales y municipales y las 415 que pasaron la noche en asentamientos irregulares. En total, 3.395. La cifra es alarmante y muestra como el panorama se ha agravado con el paso de los años: el número de sin techo casi se ha doblado desde el inicio de la crisis.

El primer recuento se efectuó en marzo de 2008. Entonces, los voluntarios detectaron 1.869 personas sin hogar (658 dormían en la calle, 955 en albergues y 256 en asentamientos). Tres años más tarde, en noviembre de 2011, la cifra era de 2.791 personas sin hogar (838 en la calle, 1.258 en albergues o pisos de inclusión y 695 en asentamientos). En mayo del 2016 la cifra alcanzó los 3.231 (941 durmiendo en las calles, 1.907 en diferentes recursos residenciales y 383 en asentamientos).

En el recuento del pasado miércoles participaron 998 voluntarios. Sandra, Berta y Quique —de la asociación Prohabitatge de Terrassa— peinaron el espacio que delimitan las calles València, Rocafort, Urgell y Gran Via. “En este papel señalo si el sin techo es hombre o mujer, si duerme en grupo o no, si les acompañan animales...”, explicó Sandra mientras mostraba un documento. Cuando el reloj marcó la media noche empezaron a recorrer las calles acompañados por un miembro del Samur Social de Madrid: “Venimos a aprender, creo que la división en puntos que se hace es positiva. Lo que no veo bien es que no se hable con los sin techo. No se rellenan encuestas que nos dé pistas sobre los problemas que tienen”. El grupo llevaba rastreadas nueve manzanas del Eixample y la cifra ya superaba la decena de indigentes. Algunos dormían juntos y siempre acompañados de su carrito de supermercado con el que recogen chatarra.

Maite Mauricio, una de las portavoces de XAPSLL, apunta que este incremento, que también se da en otras ciudades europeas, se debe "al enquiste de la crisis económica”, que ha provocado la expulsión del hogar por la imposibilidad de hacer frente al alquiler o la hipoteca, la inexistencia de un parque público de vivienda suficiente para dar respuestas a las necesidades sociales y la precarización del mercado laboral.

“Necesitamos un gran consenso que transcienda mucho más del municipio para abordar el fenómeno de sinhogarismo. Es inaplazable un marco regulador donde la vivienda sea un derecho y se pongan límites al incremento del alquiler. Lamentablemente tenemos un ministro (en referencia al titular de Fomento, Íñigo de la Serna) que no ve necesario regular el alquiler y Puigdemont tampoco lo ve claro. Así, la ciudad seguirá excluyendo personas”. se ha quejado la tercera teniente de alcalde de Barcelona, Laia Ortiz.

La oposición, crítica con la política de Colau

ALFONSO L. CONGOSTRINA

Después de que el recuento batiera un nuevo récord creciendo el número de sin techo en la ciudad, la oposición ha criticado las políticas de Colau.

La concejal del PDeCAT en el Ayuntamiento de Barcelona Maite Fandos ha lamentado: “Dos años después de la llegada del gobierno de Ada colau hay muchas más personas viviendo en las calles. Se demuestra, una vez más, que la política de escaparate del gobierno de la ciudad no trabaja a favor de las personas, ni siquiera de las que tienen más dificultades. Sus promesas electorales quedan desautorizadas por la realidad que es tozuda y que demuestra que estamos mucho peor que hace dos años”. Fandos apuesta por no bajar la guardia y priorizar e innovar con nuevos programas y la construcción de equipamientos y pisos de inclusión para las personas sin hogar. “No han programado nada nuevo, más allá de los que dejamos previsto nosotros. Desgraciadamente, la ciudad y, sobre todo, los más vulnerables comienzan a notar los efectos de la no política social de Colau”, ha remarcado la concejal. Fandos ha concluido: “Las políticas del Gobierno de BComú, centradas en el decrecimiento económico de la ciudad, son una condena para los más desfavorecidos, una amenaza permanente para las clases medias y una broma para los ricos”.

La líder de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Barcelona, Carina Mejías, aseguró: “Esta cifras son la constatación de que hacer frente a las emergencias sociales y a las desigualdades no es una prioridad para Colau. Decir que el aumento de los alquilares el responsable del aumento de personas sin hogar es pura demagogia porque los alquileres se han disparado desde que ella es alcaldesa”.

La concejal del PP, Ángeles Esteller, ha remarcado: “Colau desde que llegó no para de contar personas que viven en la calle pero luego no hace nada, sigue con su política de gesticular y criticar a terceros”. Esteller recuerda que el gobierno de Colau tiene 75 solares vacíos en los que no construye vivienda social.

Por otro lado, la Síndica de Greuges de Barcelona, Maria Assumpció Vilà, ha exigido más recursos y medidas urgentes para atender a las personas sin hogar. La Síndica, en declaraciones a Europa Press, ha abogado por trabajar más en el ámbito de la prevención –con medidas como ayudar al alquiler- para evitar que más personas duerman en la calle.Vilà ha pedido medidas para tratar de evitar que los casos actuales se cronifiquen.