Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Del tanga al ‘burkini’

El Born organiza debates, talleres, ‘speak corners’, cortometrajes, música y cuenta cuentos en ‘Mordazas. Las malas conductas’

Una ilustración de Tàssies sobre la presión del bullying.
Una ilustración de Tàssies sobre la presión del bullying.

¿Por qué el burkini es una prenda de vestir controvertida? o ¿por qué lo puede ser un uniforme militar? o ¿por qué el tanga también fue objeto de polémica? o, incluso, ¿por qué la ausencia de corbata puede estar mal vista en según que situaciones? La lista puede ser mucho más larga pero son algunos de los planteamientos que hará uno de los talleres que se montarán en la Sala Moragues del Born Centre de Cultura i Memòria (Born CCM), con la particularidad de que no se tratará de un debate o una conferencia al uso ya que el que quiera podrá probarse la “indumentaria controvertida” y sentirlo en carne propia. Mordazas. Las malas conductas son talleres, debates, cuenta-cuentos, exhibición de cortos, música, teatro y un conjunto de acciones en torno a una cuestión: la censura sobre las conductas en un sentido muy amplio. “Estas cosas no son solo materia de estudio y de reflexión entre antropólogos, sociólogos,activistas o periodistas, competen a todos y lo que queremos hacer es invitar a experimentarlo en propia piel”, explicó ayer el comisario de la exposición/experiencia, Lluís Agustí.

Una idea que, en realidad, es consecuencia de otras iniciativas realizadas en años anteriores en los que se planteó debates sobre los productos culturales prohibidos: en 2015 sobre los libros y el año pasado en torno a los discos. “Era un poco absurdo porque se ponía el acento en el bien cultural prohibido cuando de lo que se trata es de las personas que inspiran esas prohibiciones, esas censuras. En definitiva, esas mordazas. Por eso, hemos cambiado el planteamiento y se convertirá en un proyecto estructural del centro que tendrá continuidad el año que viene y otros”, puntualizó Ricard Vinyes, comisionado de Programas de Memoria del Ayuntamiento de Barcelona. El coste de las actividades de este año es de unos 40.000 euros.

Es una invitación a la participación pero con un guion en el que están implicados personalidades de la cultura, del pensamiento y la comunicación como Josep Ramoneda y Manuel Rivas — en una conversación abierta sobre las mordazas del poder— o Natza Farré (periodista), Patricia Soley-Beltran (historiadora), Adolf Tobeña (catedrático de Psiquiatría) y el artista Nazario, que conversarán sobre los cánones de la belleza y los estereotipos excluyentes. Las actividades se concentrarán entre el 25 y el 28 de mayo tanto en el interior del Born como en el exterior, en la plaza Comercial en la que este fin de semana se instalarán varias estructuras de ilustraciones que anticiparán los debates y acciones: “No hay ningún problema en colocar elementos en la plaza porque está desierta, es un espacio inhóspito”. Será en el exterior donde se habilitará un speak corner con recomendaciones de libros e ilustraciones.

Los medios de comunicación vistos por el ilustrador Joma.
Los medios de comunicación vistos por el ilustrador Joma.

Se hablará sobre la ética y la corrección de los medios de comunicación —un diálogo que conducirán los periodistas David Fernández y Fàtima Llambrch— del arte y las diferencias entre lo freak y la creación —con Antonio Baños y Álex Torío— o de si son buenos o malos los toreros, los cazadores o los boxeadores. También se abordará la mordaza digital con todas las adicciones y presiones que suponen, como por ejemplo la reciente polémica en torno al juego de La ballena azul. En todo caso, en todas y cada una de las citas en forma de diálogo —la entrada es gratuita y también en los talleres— todo aquel que esté interesado podrá participar. Como también lo podrá hacer en los talleres, como el que plantea si los tatuajes pueden considerarse como una agresión o una señal de identidad y qué efectos pueden llegar a tener: “El que quiera lo podrá experimentar aunque se tratará de tatuajes efímeros”, matizó el comisario que está convencido de que el público joven es el que está llamado a participar más en las actividades que se prolongarán durante cuatro días. Tampoco faltará el teatro a cargo de Xavier Albertí, director del TNC, con el espectáculo Badlife.