Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los lectores cerrarán la Feria del Libro de Sevilla con una manifestación

Usuarios y el sector editorial revindican la escritura como herramienta de transformación social

Gran afluencia de visitantes en la Feria del Libro, el pasado 5 de junio.
Gran afluencia de visitantes en la Feria del Libro, el pasado 5 de junio. EFE

Los lectores abandonarán temporalmente su actitud callada y reflexiva el próximo domingo 28 para ponerse tras la pancarta en defensa de los libros. La manifestación está convocada a las doce del mediodía en la Plaza Nueva, frente al Ayuntamiento de Sevilla, y pretende con este acto reivindicar la lectura como herramienta de transformación social.

La Feria del Libro de este año en la capital andaluza, prevista entre el 18 y el 28 de mayo, tendrá así un cierre con tintes de lucha y unidad de lectores, libreros, escritores, editoriales, administraciones públicas y medios de comunicación. Durante la protesta está previsto guardar un minuto de silencio libro en mano y leer un manifiesto que arranca con la defensa de la lectura como primer peldaño de la “construcción de lo que somos y lo que seremos”.

La manifestación reclama a las administraciones públicas el cumplimiento de sus compromisos y obligaciones culturales, la dotación suficiente de los espacios destinados a los libros, espacio dedicado a las obras escritas en los medios de comunicación, el respeto por los derechos de autores y creadores, la defensa de las librerías y el fomento, en definitiva, de la lectura.

La Plaza Nueva acogerá desde mañana más de 200 actividades entre las que tienen cabida presentaciones, mesas redondas, animaciones y cuentacuentos infantiles, así como exposiciones, conciertos o talleres pensados para todo tipo de lectores.

La Feria contará con 39 casetas de librerías, editoriales e instituciones, una cifra similar a la de años anteriores. Entre los puestos, destacan los de editoriales independientes andaluzas, algunas recientes como Triskel, Maclein y Parker, Athenaica o El Paseo, y otra con una importante trayectoria como Renacimiento, Ediciones en Huida, o La Isla de Siltolá.