Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Puig reivindica ante Urkullu una mejora de la financiación autonómica

El presidente valenciano se reúne con el lehendakari para reforzar las relaciones económicas e impulsar el eje Cantábrico-Mediterráneo

Urkullu entrega una imagen del palacio de Ajuria Enea al presidente del Gobierno valenciano, Ximo Puig.
Urkullu entrega una imagen del palacio de Ajuria Enea al presidente del Gobierno valenciano, Ximo Puig.

El presidente de la Generalitat valenciana, Ximo Puig, ha reivindicado este martes en Euskadi un modelo de financiación autonómica más justo y equitativo en España que garantice la "suficiencia financiera" de las comunidades autónomas y esté basado en "la igualdad entre los ciudadanos" y el respeto a "la singularidad de los territorios". El jefe del Consell ha sido el primer mandatario regional recibido en Ajuria Enea por el lehendakari, Iñigo Urkullu, con quien ha coincidido en la necesidad de colaborar en el impulso de las relaciones económicas y comerciales entre el País Vasco y la Comunidad Valenciana mediante la construcción del eje ferroviario entre los puertos de Bilbao y Valencia.

La reunión entre Puig y Urkullu se ha producido un día antes de que los Gobiernos central y vasco firmen mañana el acuerdo alcanzado sobre el Cupo vasco de este año, fijado en 956 millones de euros y que contempla la devolución a Euskadi de 1.400 millones en un plazo de cinco años. El president valenciano no ha querido pronunciarse hoy sobre dicho acuerdo porque no conoce "en profundidad" los detalles del Cupo, que fue recibido con críticas por la vicepresidenta de la Generalitat, Mónica Oltrá (Compromís) por considerarlo "arbitrario partidista y oportunista".

Además del simbolismo político del encuentro con Urkullu, la visita de Puig al País Vasco ha contado con un gran calado económico. Antes de reunirse con Urkullu, ha declarado ante los periodistas que las comunidades autónomas no pueden "gestionar adecuadamente" sus competencias por una "insuficiencia financiera" que ha atribuido al Gobierno central. En concreto, Puig ha asegurado que la Comunidad Valenciana es la "peor" financiada y sufre, además, "un problema de infrainversión" que se manifiesta en los Presupuestos Generales de 2017, en los que figura como "la última [comunidad autónoma] en inversión".

La "infrafinanciación" y una herencia de 44.000 millones de deuda que dejaron los Gobiernos del PP en la Counidad Valenciana suponen un lastre, en opinión del jefe del Consell, quien ha destacado, pese a ello, que la valenciana es una comunidad está "creciendo por encima de la media" y tiene "un vigor económico importante".

Puig ha evitado censurar el modelo de financiación de Euskadi a través del Cupo por tratarse de un instrumento que forma parte de la "arquitectura institucional, aunque ha exigido al Gobierno central que "articule un sistema que finalmente garantice la suficiencia financiera de las comunidades autónomas y por tanto la igualdad entre los ciudadanos".

El modelo de financiación autonómica ha estado presente en la conversación que Puig ha mantenido con el lehendakari nacionalista. Ante los periodistas, Puig ha criticado que el Gobierno del PP "ha querido enfrentar de manera recurrente a las comunidades autónomas entre sí para intentar disimular lo que es el problema real" que, a su juicio, es que "las comunidades autónomas están mal financiadas en general".

Al finalizar su visita al Puerto de Bilbao, antes de ser recibido por Urkullu en Vitoria, Puig se ha referido a la situación del PSOE tras el debate entre los tres candidatos a las primarias. Ha querido lanzar un mensaje de tranquilidad a la militancia socialista al opinar que el partido "no va a desaparecer", dado que con la elección del nuevo secretario general, prevista este próximo domingo, "empezará una nueva etapa, en la que va a haber espacio para todos los que quieran trabajar con buena voluntad".

La conexión Cantábrico-Mediterráneo es "urgente"

Los presidentes de los puertos de Valencia y Bilbao, Aurelio Martínez y Asier Atutxa, respectivamente, firman un acuerdo de colaboración en presencia de Ximo Puig.
Los presidentes de los puertos de Valencia y Bilbao, Aurelio Martínez y Asier Atutxa, respectivamente, firman un acuerdo de colaboración en presencia de Ximo Puig.

El presidente de la Generalitat valenciana, Ximo Puig, ha considerado una "necesidad" y una "urgencia" la conexión de los corredores atlántico y mediterráneo y se ha mostrado favorable a la transferencia de los puertos a las comunidades autónomas.

Puig y el presidente de la Autoridad Portuaria de Valencia, Aurelio Martínez, han visitado este martes las insalaciones del Puerto de Bilbao en compañía del presidente de esta infraestructura, Asier Atutxa. La Comunidad Valenciana trata de que el Ministerio de Fomento incluya el eje Cantábrico-Mediterráneo entre sus prioridades para mejorar la competitividad de las empresas de ambas regiones. "Tenemos grandes posibilidades de conectividad y de hacer negocios juntos que beneficien al conjunto de las dos comunidades", ha dicho.

El presidente valenciano ha destacado las potencialidades económicas que tendría la conexión ferroviaria entre Sagunto y Bilbao a través de los puertos secos de Zaragoza y Teruel: "Me gustaría que pudiéramos hacer cosas juntos, en primer lugar facilitar la conectividad, porque en estos momentos la conexión entre Sagunto y Bilbao es prácticamente inaccesible desde el punto de vista ferroviario".

Los puertos de Valencia y Bilbao han firmado hoy un protocolo de colaboración para impulsar la intermodalidad, la logística, y la responsabilidad social corporativa.