Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Memorias del Calderón

Sergio Vargas estrena en Youtube un documental que repasa la historia del estadio del Atlético

Puesto de bufandas habitual en el antiguo estadio del Atlético de Madrid

El Vicente Calderón se despedía para siempre de la Champions. El encuentro languidecía y los colchoneros necesitaban remontarle tres goles a su eterno rival, el Real Madrid. Comenzó a diluviar y la afición, en lugar de resguardarse, alzó las bufandas y gritó con más fuerza. El Atleti es un sentimiento. Basta pasearse un día de partido por el estadio. Un estallido de color sobrecoge los alrededores. El fervor se transmite de generación en generación. Lo cuenta el documental que Sergio Vargas estrena a las 19.30 de este martes en la cuenta de Football Citizens en Youtube. El vídeo nace a propósito del último partido del Atlético en la que ha sido su casa durante 51 años. La próxima temporada, se muda al Wanda Metropolitano.

Memorias del Calderón es algo más que la crónica de una despedida. Es un canto al romanticismo. Un golpe al corazón de los atléticos. La herencia común que se ha ido fraguando partido a partido durante medio siglo. En 30 minutos, relata los momentos más emblemáticos que se han vivido en el campo, inaugurado el 2 de octubre de 1966. Aquel partido contra el Valencia, deslucido por la lluvia, terminó en empate a uno. El primer gol lo anotó Luis Aragonés, una leyenda del club. La muerte le ha impedido despedirse del estadio en el que tantas gestas protagonizó, como aquella semifinal ante el Celtic que sirvió para que el Atlético jugara su primera final de Copa de Europa en 1974.

La historia de eterno sufridor que persigue al Atlético habría sido diferente si, en la final ante el Bayern, aquel alemán de nombre impronunciable, Schwarzenbeck, no hubiese neutralizado el gol de Luis. Fue poco después de que el campo, con capacidad para 55.000 personas, adoptara en 1971 el nombre del presidente que hizo posible tal escenario. Antes, su nomenclatura estaba ligada a su ubicación: Estadio del Manzanares. El documental de Vargas rememora los momentos en el que los colchoneros han tocado el cielo en su campo, como en 1996, el año del doblete. La remontada, con diez, al Barca de Romario. O la conquista de la Intercontinental ante el Independiente argentino en el 74. También incluye otros periodos más grises, como aquellas dos temporadas en el infierno. En Segunda, la afición apretó más que nunca.

Economía para el barrio

El documental también recoge la división de opiniones entre los partidarios y los detractores del cambio de estadio. A muchos negocios, que viven del fútbol, el traslado les costará el cierre. Después de 51 años en el distrito de Arganzuela, barrio y club se han mimetizado. Otros, sin embargo, abogan porque la modernidad impere. Aseguran que, a pesar de las dos remodelaciones (1972 y 1980), el Calderón se les ha quedado pequeño. Este domingo se despide para siempre en el partido de liga contra el Athletic de Bilbao. San Blas, barrio del nuevo campo, espera ahora que la inminente llegada del Atlético revitalice su maltrecha economía.

“La idea del documental surgió el año pasado, cuando leímos un reportaje en The Guardian sobre el traslado del West Ham inglés. El club llevaba más de un siglo en el mismo campo y fue muy doloroso”, se sincera Vargas. Para producir su obra ha contado con el respaldo de Football Citizens, el Colectivo Cenikabuena y Emeigraphics. Sus amigos y su hermana Miriam han formado parte del equipo de trabajo. El documental ha contado con la colaboración de periodistas deportivos como Bernardo Salazar o Maldini, pero también con exjugadores atléticos como Adelardo, Gárate o Pantic. Además, se ha dado voz a los peñistas y a los aficionados, gane o pierda, el mayor patrimonio del club.

Más información