Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Prisión sin fianza para los dos urbanos acusados de matar a un compañero

Los Mossos contrastan nuevos datos sobre el mantero que murió en 2014 en una actuación de los detenidos

Llegada de la agente Rosa Peral a los juzgados.
Llegada de la agente Rosa Peral a los juzgados. EFE

La titular del juzgado de instrucción número 8 de Vilanova y la Geltrú (Garraf) ha ordenado el ingreso en prisión, comunicada y sin fianza, para los agentes de la Guardia Urbana Rosa Peral y Albert López por su implicación en la muerte de su compañero Pedro Rodríguez, que fue hallado calcinado en el maletero de su coche, el pasado 4 de mayo. Rodríguez mantenía una relación sentimental con Peral.

La magistrada les acusa de homicidio o bien de asesinato. “Se concretará a medida que avance la instrucción”, ha informado a través de un comunicado el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC). Ambos policías, que no han mantenido ningún contacto mientras han permanecido en los calabozos, serán trasladados a diferentes prisiones, en módulos especiales para agentes.

Peral empezó a declarar a las tres y media de la tarde. Durante más de dos horas, respondió a las preguntas de todas las partes. A las siete fue el turno de López, que finalizó una hora y media después. El agente también contestó a todas las cuestiones que se le plantearon. La mujer además fue sometida a una exploración psicológica.

Por la mañana, la juez interrogó a un testigo, de quien no ha trascendido la identidad, para aportar más luz sobre la causa. La magistrada ha decidido mantener el secreto de las actuaciones.

Paralelamente, los Mossos d’Esquadra han recibido informaciones nuevas sobre el caso del vendedor ambulante que murió en 2014 cuando huía de una actuación de los dos agentes ahora acusados de matar a su compañero. El caso, que pasó en Montjuïc, fue investigado inicialmente por los Mossos, pero acabó archivado. Algunas de esos datos nuevos podrían llevar a la reapertura de la causa, algo que aún no se ha decretado.

El mantero falleció el sábado 9 de agosto al caer por un terraplén, desde unos 30 metros de altura, cerca de las escaleras de Forestier, cuando huía de una intervención del binomio formado por Peral y López contra la venta ambulante ilegal. La mujer resultó herida en el cuello y fue traslada al hospital del Mar, aunque no revistió gravedad.