Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las Cortes Valencianas apoyan reformar el sistema electoral y reducir al 3% la barrera electoral

Un pleno del Parlamento valenciano.
Un pleno del Parlamento valenciano.

Los grupos parlamentarios de las Cortes Valencianas han apoyado este lunes, por unanimidad, reformar el sistema electoral valenciano y rebajar la barrera electoral del actual 5% al 3%. Así consta en el dictamen de la comisión de estudio sobre una amplía reforma del Estatuto de Autonomía de la Comunidad Valenciana, que este lunes ha sido apoyado por todos los grupos parlamentarios.

El Grupo Popular señala en el texto que cualquier reforma electoral debe "hacer compatibles la representatividad en el Parlamento, con la necesaria estabilidad imprescindible para garantizar la gobernabilidad". Así, propone reducir al 0% la barrera electoral para un tercio de los diputados autonómicos porque "permitiría una mayor identificación entre el diputado y la comarca a la que representa".

En ese marco, el PP manifiesta que reducir la barrera electoral al 3% para los otros dos tercios de diputados "podría ser perfectamente abordada" siempre que "se refiera a la suma de las tres circunscripciones provinciales" ya que considera que reducir la barrera al 3% provincial "podría afectar a la gobernabilidad y, por tanto, a la estabilidad".

Listas cremallera

En cambio, desde el resto de formaciones -PSPV, Compromís, Podemos y Cs- defienden que la reducción de la barrera electoral debe establecerse en el 3% provincial de los votos emitidos en el ámbito de la circunscripción electoral.

Asimismo, y con el objetivo de avanzar hacia una democracia "más representativa", estos cuatro partidos proponen desbloquear las listas electorales para que el ciudadano pueda intervenir en el orden final de esta lista.

En este punto, desde Compromís destacan que esta medida supondrá que el ciudadano seguirá votando la candidatura de un único partido, pero con la posibilidad de "expresar su preferencia por determinados candidatos de esta lista a través de un voto categórico". En caso de que el elector no exprese ninguna preferencia, "el voto continuará siendo válido", plantea.

Además, desde PSPV, Compromís y Podemos abogan por incorporar la paridad en las listas mediante el sistema de 'listas cremallera' para que "en todas las candidaturas haya una representación del 50% de ambos sexos y que, además, hombres y mujeres se alternen en la lista consecutivamente, de forma que todos tengan opción a puestos de salida".

También, estos tres partidos insisten en la modificación de la Ley de partidos políticos para que se celebren primarias abiertas en las formaciones "a fin de hacer extensible a todos ellos la elección democrática de candidatos a alcaldes en municipios de más de 20.000 habitantes, presidencia de la comunidad y gobierno de la nación", señalan desde el PSPV.

Otra de las cuestiones que ve susceptible de modificación el PSPV es el establecimiento de un modelo común de contabilidad para las cuentas de los partidos en campaña electoral. Mientras Podemos plantea "hacer más equitativo el sistema de financiación pública de los procesos públicos, así como mejorar el control y la rendición de cuentas de los gastos electorales".

Desde Cs, abogan por la reducción de los gastos electorales y, por ello, plantea la posibilidad de optar por un único sobre de propaganda electoral donde se recoja la publicidad de todas las formaciones políticas. De igual forma, Podemos se muestra conforme con la "centralización de los envío de propaganda electoral".

Compromís sugiere sustituir la ley D'Hondt por la cuota Hare o la fórmula Sainte-Laguë, que da resultados "más proporcionales", así como ampliar las incompatibilidades para diputados, modificar la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG) para garantizar la participación en igualdad de condiciones de los ciudadanos residentes en el exterior", e incorporar mejoras en el ámbito del control y la fiscalización de subvenciones electorales o la regulación de la misma campaña electoral.

"Grave error"

La diputada del PP, María José Ferrer, ha manifestado el desacuerdo de su grupo parlamentario de abordar la reforma de la ley electoral con carácter previo a la reforma del Estatuto, al considerarlo como un "grave error técnico, político y de consenso" por cuanto aquellas cuestiones que vienen reguladas en él no podrán ser abordadas en la reforma de la ley electoral. "Queremos consenso, no imposición", ha señalado.

Además, ha manifestado que la rebaja de la barrera electoral si lo único que busca es que entren en el parlamento valenciano formaciones políticas que se quedaron fuera en los pasados comicios como IU "tengo que comunicarles que a veces se ha aplicado y los grupos beneficiarios no han sido PP ni PSOE, sino IU", ha puntualizado. Aunque ha señalado que la reforma no va a suponer "la panacea", ha dado su apoyo al dictamen no sin antes solicitar al resto de grupos mayor "diálogo".

Desde Cs, Ton Subiela ha destacado la necesidad de reformar la ley electoral por las "evidentes deficiencias" que presenta y ha valorado el paso adoptado para "intentar solventarlas a partir de ahora". Ha abogado por la necesidad de abrir listas a los ciudadanos para que puedan mostrar su participación más allá de "meter la papeleta en la urna" y ha reseñado la importancia de "unificar, reducir y hacer más sensatos" los gastos electorales.

En similares términos se ha pronunciado el síndic de Podemos, Antonio Montiel, quien ha mostrado su satisfacción por el dictamen aprobado este lunes porque, aunque ha admitido que no recoge una posición "unánime" de todos, sino "mayoritaria", "evidencia la necesidad de aumentar el criterio de proporcionalidad de la ciudadanía para facilitar el acceso a una parte que no encuentra su itinerario".

Para el síndic del PSPV, Manolo Mata, el acuerdo supone "un gran paso para la democracia de los valencianos", mientras que para el de Compromís ahora es el momento de "empezar a trabaja" en la reforma del sistema electoral.