Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Multa de 8.000 euros por agredir a dos animalistas en un correbou

El juzgado de Tortosa resuelve que actuaron movidos por el odio ideológico pero impone sanciones a la baja

Una multa de 8.000 euros para evitarse una posible pena de prisión. Es la condena que han aceptado los tres miembros de una familia de Sant Carles de la Ràpita (Tarragona) que apalearon a dos mujeres, miembros de un grupo de defensa de los animales, durante un correbou en Mas de Barberans. Los acusados se enfrentaban inicialmente a penas de hasta tres años de prisión, pero la admisión de los hechos, este lunes en el juzgado penal de Tortosa, ha posibilitado un acuerdo de conformidad para rebajar el castigo a una pena de multa.

A pesar de la rebaja punitiva, Aïda Gascón, portavoz del colectivo Animanaturalis y una de las víctimas de la agresión, ha valorado la resolución del caso y ha destacado la "satisfacción" que genera el hecho de que quede acreditado que los agresores actuaron movidos por el odio que sienten hacia los animalistes. Gascón se refiere, concretamente, al hecho de que la condena incluye la circunstancia agravante de discriminación ideológica, prevista en el artículo 22.4 del Código Penal.

La sentencia, dictada de viva voz después de la admisión de los hechos por parte de los encausados, recoge que la agresión fue constitutiva de un delito de coacciones, de otro de lesiones y de uno de daños en la modalidad leve. Además de la multa, los condenados tendrán que indemnizar con 200 euros las dos animalistes agredidas por haberles destrozado las cámaras con las que iban a grabar los correbous. La Fiscalía pedía inicialmente una pena de dos años de prisión y Animanaturalis, que ejercía la acusación particular, elevaba la petición hasta los tres años y cuatro meses.

Los tres condenados, miembros de una misma familia, han llegado a los juzgados de Tortosa increpando las denunciantes y acusando a la prensa de hacer el juego a los animalistas. Más allá de esto, han rechazado hacer cualquier declaración.

Animanaturalis ha avanzado que seguirá documentando los correbous y las fiestas con vaquillas para fiscalizar el trato que se dispensa a los animales. Miembros del colectivo estarán presentes mañana mismo en Alcanar, municipio que está en plena celebración de las fiestas de Sant Isidre y que ha programado varios actos con toros.

Más información