Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Policía detiene durante horas a un dirigente de Podemos por resistencia a un desahucio

Un miembro de la ejecutiva de la formación de Iglesias en Madrid intentaba impedir un desalojo de una familia que okupó un piso

Jorge Aranda, un consejero ciudadano de Podemos en Madrid (equivalente a la ejecutiva del partido en la capital), ha sido arrestado durante la mañana de este viernes por atentado a la autoridad, resistencia y desobediencia en un intento de impedir un desahucio. Aranda, junto con el activista Fernando Calvo, también detenido, buscaron impedir el desalojo de una pareja con dos hijos pequeños que meses atrás okuparon una vivienda en el barrio madrileño de Entrevías. Pocas horas después, la Policía ha puesto en libertad a Aranda.

Durante el intento de desalojo se produjo una trifulca entre agentes y manifestantes (varias decenas, además de los dos arrestados), que ha acabado con la detención de Aranda y Calvo. La Policía les acusa de atentado a la autoridad, resistencia y desobendiencia, según han indicado a Europa Press fuentes de la Jefatura Superior de la Policía, que añaden que uno de los agentes ha resultado herido leve por pequeñas contusiones. El piso es propiedad de un banco, que les denunció por usurpación. El Juzgado de Primera Instancia número 31 ordenó el desahucio.

La formación de Pablo Iglesias, liderada en Madrid por Ramón Espinar y Jesús Montero, ha emitido un comunicado en el que señalaba el "desahucio inhumano ejecutado por Bankia (...) uno de los buques insignia de la trama corrupta del Partido Popular. Han robado a manos llenas, y lo paga la gente con sus derechos". Podemos también ha señalado que "la carga es ordenada por la delegada del gobierno en Madrid, Concepción Dancuasa, imputada hace dos días [por una operación de la empresa municipal Mercamadrid]".

Diego Sanz, portavoz de la PAH de Vallecas, y también Podemos sostienen que el banco se ha negado a negociar con la familia y también ha negado la posibilidad de un acuerdo para proporcionarles un alquiler social, tal y como ha negociado la segunda teniente de alcalde, Marta Higueras, y otros responsables municipales.