Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy llama ante Puigdemont a “evitar la tentación de la desconexión”

Ambos presidentes coinciden en la inaguración del Automobile Barcelona

Puigdemont y Rajoy se saludan. FOTO: M. minocri. VÍDEO: ATLAS

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha llamado esta tarde a "evitar la tentación de la desconexión y el aislamiento", una afirmación que ha realizado ante Carles Puigdemont, presidente de la Generalitat, cuando este se plantea convocar un referéndum de independencia el próximo mes de septiembre. Ambos han participado en la clausura del Connected Hub, un foro profesional que precede a la celebración del Automobile Barcelona, el salón automovilístico que se celebra en la capital catalana.

Rajoy ha aprovechado su discurso, en el que ha ensalzado el protagonismo del sector de la automoción en la recuperación económica de España, para lanzar varios dardos a los planes secesionistas del Ejecutivo catalán, especialmente cuando ha advertido que "solo estar conectados abre nuevas oportunidades, las que surgen de sumar fuerzas". El presidente del Goierno ha utilziado el sector como el ejemplo a seguir, sobre todo cuando ha afirmado que este fue uno de los primeros en entender que "la supresión de barreras va en beneficio de todos", en una alusión que va dirigida a la posibilidad de que una Cataluña independiente quede descolgada de la Unión Europea.

Las alusiones políticas de Rajoy han sido mucho más contundentes que las introducidas con anterioridad por Puigdemont, quien ha aprovechado su discurso para reclamar la construcción del corredor mediterráneo.

La declaración de Rajoy se produce en pleno choque institucional entre los gobiernos del Estado y de la Generalitat y después de que ambos hayan participado cordialmente en un almuerzo con representantes de los fabricantes de la automoción, donde se les ha visto dialogar tranquilamente.

El reencuentro entre ambos se ha producido cuatro meses después de su última reunión, la que ambos mantuvieron el 11 de enero en La Moncloa bajo un intenso secretismo. Este mediodía, antes de la comida, Rajoy y Puigdemont se han saludado de forma afable. Se han visto después de que este jueves el presidente catalán anunciara que prepara una "última oferta" al Gobierno central para poder celebrar un referéndum pactado, que previsiblemente presentará el próximo día 22 en Madrid.

Puigdemont ha esperado a Rajoy a las puertas del museo, donde esperaba junto a una comitiva formada por el alcalde accidental de Barcelona, Gerardo Pisarello; el presidente de Fira de Barcelona, José Luis Bonet; el presidente del salón, Enrique Lacalle; Antonio Cobo, presidente de la patronal de fabricantes de vehículos Anfac; Jordi Jané, consejero de Interior de la Generalitat, Jordi Baiget, consejero de Empresa; y el abogado Miquel Roca, presidente del patronato del MNAC.

Por su parte, Rajoy ha llegado acompañado del delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, y el jefe de gabinete del presidente del Gobierno, Jorge Moragas. Tras encajar las manos, han intercambiado unas pocas palabras y han entrado dentro de las instalaciones del MNAC, donde el almuerzo se celebra a puerta cerrada.

En el almuerzo también están presentes el presidente de CEOE, Joan Rosell, y el presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Miquel Valls, además del conjunto de directivos de las marcas con presencia fabril en España.

Más información