Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las Valencias de El Flaco

El fotógrafo José García Poveda, 'El Flaco' reconstruye la crónica gráfica de las últimas décadas en La Nau

Joan Monleón y Albert Boadella, protagonistas de una de las fotos de la exposición. Ampliar foto
Joan Monleón y Albert Boadella, protagonistas de una de las fotos de la exposición.

Políticos, escritores, transformistas, diseñadores, músicos, estrellas de cine, directores, periodistas, cocineros, pintores, dibujantes de cómic, artistas falleros, empresarios, noctámbulos infatigables y Djs insomnes, Blanquita y Rudolf Nureyev, Rosita Amores y Joan Fuster, la más completa galería humana para seguir o desentrañar lo que ha sido el who is who o lo que es lo mismo, la gran crónica social y cultural de la ciudad de Valencia en las tres últimas décadas. Con el apoyo del vicerrectorado de Cultura de la Universitat València, el fotógrafo José García Poveda, El Flaco, ha vaciado una buena parte de su archivo, más de trescientas fotografías y fotomontajes, en una gran exposición, La València d’ El Flaco que presenta el Centro Cultural La Nau dentro de su programa de actividades para los próximos meses.

“Un sueño cargado de esperanzas y de alguna pesadilla, en blanco y negro” como señala el autor en el texto de presentación, desde una visión no exenta de ironía y que cuenta con las colaboraciones literarias de la exsenadora y ensayista Carmen Alborch, el sociólogo Javier de Lucas, y los periodistas y escritores Alfons Cervera y Abelardo Muñoz, que desde sus respectivas miradas profesionales -y cómplices- reúnen análisis y testimonio a la crónica gráfica.

José García Poveda, 'El Flaco', con Merxe Banyuls, en 1983.
José García Poveda, 'El Flaco', con Merxe Banyuls, en 1983.

Formado en esa escuela de calle, ese paisaje urbano que para el fotógrafo es una fuente inagotable de motivos, las fotografías de El Flaco acaban poniendo cara y ojos a unos años iluminados por la utopía y el restablecimiento de las instituciones democráticas, la creación de los primeros grandes contenedores culturales para la ciudad, la proyección como capital mediterránea, la Mostra de Cinema, la Trobada de Música, Encontre d’Escriptors, vocaciones culturales que con la llegada de la derecha al poder se acabarán truncando. La cámara de El Flaco recoge esa ciudad que se desvela con optimismo bajo el mandato de Ricard Pérez Casado al frente del consistorio municipal reconstruyendo su pasado como capital libertaria y su presente, como centro de modernidad, a esa otra ciudad, el Cap i Casal de la derecha municipal, que se proyecta entre la opulencia y el gusto kitsch, entre noches de gala con Catherine Deneuve o la tonadillera Isabel Pantoja.

La exposición La València d’El Flaco se articula en una serie de secciones, Cultura, Sociedad, Política, Noche y Ciudad componiendo en forma de gran mosaico grafico la vida de la ciudad entre los años ochenta y los noventa; ese momento de renacimiento y efervescencia de la vida nocturna de la ciudad con la revitalización del centro histórico en el que bares y cafés se convierten en espacios de agitación cultural; locales, muchos de ellos ya desaparecidos o pasados a mejor vida inmobiliaria, la Marxa, La Torna, Café Malvarrosa, Café Lisboa, Cabaré Pachá, etc. Noches de estreno en el Valencia Cinema o en Teatro Olympia, o de rock en la Sala Pachá o la Plaza de Toros. Camarón y Lluís Llach. Chick Corea y Miguel Bosé. Al otro lado, en la periferia, otra vida nocturna se extiende por una serie de discotecas que acaban poniendo el nombre de la ciudad en lugar destacado en el mapa del ocio sin fin de. La mirada de El Flaco puntúa ese paseo gráfico por las múltiples ciudades que esconde Valencia. Las Valencias de El Flaco.