Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carmena se reúne con un colectivo afín a Maduro que acusa a Leopoldo López de criminal

La alcaldesa de Madrid recibe al Comité de Víctimas de las Guarimbas y en junio verá a los familiares del opositor venezolano

Manuela Carmena
La alcaldesa con tres miembros del Comité de Víctimas de las Guarimbas

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, se reunió el jueves con el colectivo autodenominado Víctimas de las Guarimbas. Se trata de un grupo de familiares y afectados en los enfrentamientos entre policía y manifestantes durante las protestas en Venezuela contra Nicolás Maduro de 2014. Este colectivo, una agrupación patrocinada por el Gobierno de Maduro con fachada de organización de la sociedad civil, se ha pronunciado contra una eventual absolución de los presos políticos encarcelados, como Leopoldo López y Antonio Ledezma.

En un comunicado difundido por el Consistorio, se menciona que este Comité de Víctimas de la Guarimba es una "organización venezolana integrada por familiares y grupos de apoyo a las víctimas de los ataques perpetrados por sectores violentos de la oposición al Gobierno chavista a partir de 2014". Representantes de dicho grupo también acudieron en el Senado el 10 de mayo, donde fueron escuchados por senadores de IU, Bildu, Podemos, ERC y PSOE.

En el encuentro con Carmena, la regidora les ha reiterado la "necesidad de recuperar el diálogo para la paz y de que las partes en conflicto tengan un respeto estricto de los derechos humanos". La alcaldesa también "se ha comprometido a buscar cauces para que la situación de estas personas sea conocida", según reza el comunicado municipal.

El Consistorio defiende que el encuentro se enmarca "en la actitud de escucha permanente que desde la Alcaldía madrileña se mantiene con todas las organizaciones, tanto nacionales como internacionales, que muestran su deseo de hacer llegar su voz al consistorio madrileño y cuya situación haya sido constatada por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU".

La oposición a Maduro ha denunciado que este autoproclamado comité de víctimas trabaja en realidad al sueldo del gobierno de Venezuela, difundiendo una lectura equivocada tanto de las protestas de 2014 como de la situación política actual. Durante el proceso a López, Carmen Labrado, portavoz de este colectivo, consignó un documento ante la Corte de Apelaciones pidiendo al tribunal "mantenerse firme en su voluntad de hacer justicia, a pesar de las presiones ejercidas por la defensa de Leopoldo López a través de los medios de comunicación".

En 2015, el opositor venezolano fue condenado a 13 años y 9 meses de prisión por su participación en las protestas de 2014 contra el presidente Maduro. Franklin Nieves, el fiscal del caso contra López, huyó de Venezuela y pidió asilo en Estados Unidos. Admitió que sufrió "presiones" por el Ejecutivo para acusar a López con "pruebas falsas". Los opositores a Maduro creen que no existen pruebas de que López fuese el instigador de los enfrentamientos violentos que ocurrieron en 2014 en Venezuela y que acabaron con 43 muertos y centenares de heridos. Las llamadas guarimbas fueron obstáculos improvisados para cerrar calles durante las protestas contra Maduro.

La alcaldesa de Madrid, que se desvinculó en febrero de Ahora Madrid al aprobar en el pleno municipal una moción para invitar al Ayuntamiento a los familiares de los presos políticos venezolanos, informó que en junio recibirá a familiares y representantes del dirigente opositor Leopoldo López.