Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

A Coruña se sume en el silencio para arropar a la madre del niño asesinado

La consternación por el crimen multiplica los actos de repulsa mientras el padre espera en los calabozos la comparecencia ante el juez

Minuto de silencio ante el Ayuntamiento de A Coruña por el menor asesinado.
Minuto de silencio ante el Ayuntamiento de A Coruña por el menor asesinado. EFE

A las 12 del mediodía en punto, un doloroso silencio ha tomado A Coruña. En la plaza de María Pita, el corazón de la ciudad, trabajadores municipales, placeras del mercado de San Agustín, militantes y dirigentes del PSOE, profesores y conserjes de colegios públicos y una representación de la corporación local han homenajeado este miércoles al niño de 11 años que el domingo fue asesinado presuntamente por su padre. Los presentes, agrupados bajo una gran pancarta “contra las violencias machistas”, han querido arropar en la distancia a la madre y a los abuelos de la víctima, a los que la mayoría están muy unidos por su trabajo en el Ayuntamiento o su militancia socialista.

"Hay que demostrarle a la familia que estamos a su lado", ha declarado el alcalde, Xulio Ferreiro, de Marea Atlántica. A pocos metros del político, de manera espontánea, directores y bedeles de varios colegios coruñeses se han cogido de las manos formando un círculo, para luego fundirse en un emocionado abrazo. También hacia el mediodía, en otro punto de la ciudad, los compañeros del menor en el colegio San Francisco Javier lo han recordado con un minuto de silencio, acompañados de profesores y familiares. La tragedia ha golpeado fuertemente a los escolares y al personal de este centro porque el pequeño cursaba allí sus estudios de Primaria y su madre es la conserje.

La pena por el crimen ha traspasado las fronteras de A Coruña. A la misma hora el silencio en honor al pequeño ha llegado a las puertas del Ayuntamiento de Oza-Cesuras, el municipio donde fue hallado su cadáver y del que es originaria su familia paterna; a la entrada de la sede central de la Xunta en Santiago; y al campo de fútbol de la localidad de Abegondo donde entrena el Deportivo de A Coruña.

El padre del pequeño, presunto autor de su muerte, permanece en los calabozos de la policía en la comisaría coruñesa de Lonzas, a la espera de pasar a disposición judicial. Marcos M. M. fue detenido el lunes tras un día de búsqueda. Según el régimen de visitas estipulado, el domingo a última hora de la tarde debía haber devuelto al niño a su madre, de quien estaba divorciado y de la que tuvo una orden judicial de alejamiento hasta 2013, pero no lo hizo. La mujer alertó en comisaría de la ausencia del pequeño y saltaron las alarmas.

La madre de la víctima denunció en dos ocasiones en la última década a su expareja por agresiones machistas, la última en 2013 por amenazas en las redes sociales, una causa que fue sobreseída porque la investigación no pudo demostrar que él era el autor. La policía detuvo este lunes a Marcos M. M. en un hostal de A Coruña en el que se había escondido tras abandonar el cadáver de su hijo en un eucaliptal a 40 kilómetros de A Coruña. Él mismo llevó a los agentes al lugar donde estaba el cadáver del menor, que murió tras recibir un fuerte golpe en la cabeza.

La coordinadora de la Asociación Gallega contra el Maltrato a Menores (Agame), Estrela Gómez, ha denunciado este miércoles que en este caso "hubo alerta" pero "no se escuchó". En declaraciones a la Radio Galega recogidas por Europa Press, Gómez ha reclamado que no se escatimen las medidas de protección y que los derechos de los niños estén "por encima de todo", también "por encima de los derechos del reo".