Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fomento anuncia 1.000 millones de euros para soterrar las vías en Valencia

El proyecto revisado costará 2.300 millones pero la estación subterránea queda en el aire

Èl ministro Íñigo de la Serna con el alcalde de Valencia Joan Ribó.
Èl ministro Íñigo de la Serna con el alcalde de Valencia Joan Ribó.

El Ministerio de Fomento desbloquea la reordenación ferroviaria del Parque Central de Valencia después de seis años de parálisis presupuestaria. El soterramiento de las vías del tren que dividen en dos la capital, comenzarán en torno a 2019, el presupuesto previsto será de 2.300 millones de euros -de los que el ministerio pondrá alrededor de 1.000- y queda en el aire la construcción de la estación central subterránea.

El consejo de administración de la sociedad Parque Central -donde son accionistas las tres administraciones públicas (Estado, Generalitat y Ayuntamiento de Valencia) - debía adaptar hoy el proyecto original -más caro y ambicioso- a los nuevos tiempos y, aunque con muchas incógnitas todavía encima de la mesa, ha puesto de nuevo en marcha el contador del proyecto. Así lo han valorado la consejera valenciana de Obras Públicas, María José Salvador, y el alcalde de la capital, Joan Ribó.

Fomento comenzó a cuestionar el proyecto original, cuyas obras comenzaron el siglo pasado, con la crisis económica y los recortes presupuestarios y ahora, tras una revisión consensuada del trazado, lo reactiva al anunciar que el ministerio tendrá listos los proyectos constructivos del canal de acceso y del túnel pasante, infraestructuras ambas por las que los trenes citrcularán soterradamente a lo largo de la ciudad, liberando miles de metros cuadrados de terreno en la superficie, en torno a 2019.

"Llevamos seis años de demora que son inasumibles", ha reconocido De la Serna al referirse a la operación de reordenación de Valencia tras las constantes críticas y demandas de la Generalitat y el Consistorio valenciano. La operación, que arrancó el siglo pasado, no puede quedarse a mitad, ha comentado el ministro. En los terrenos liberados hay previsto en gigantesco jardín, diseñado por la estadounidense Kathryn Gustafson, en pleno centro de la ciudad.

De la Serna ha explicado que las tres administraciones públicas implicadas reformularán el convenio original, que apuesta por una solución mixta para completar la reordenación ferroviaria, que se divide en dos fases: la construcción del canal de acceso -túnel de un kilómetro situado entre el bulevar sur y la avenida de Federico García Lorca-, que costará 339 millones de euros, de los que Fomento financiará el 50% -170 millones de euros-; y el resto correrá a cargo de la Generalitat y el Ayuntamiento.

La segunda fase sería la construcción del túnel de acceso, de unos seis kilométros de longitud y que sale de la estación central en dirección norte de la capital y cuyo presupuesto asciende a 850 millones de euros, de los que también se hará cargo el ministerio. De la Serna no ha querido, sin embargo, ofrecer fechas de construcción de esta segunda fase, que puede acometerse a continuación de la primera o simultáneamente.

Las plusvalías urbanísticas -resultado de la venta de muchos de los suelos que se liberarán tras el soterramiento del ferrocarril- ayudarán a financiar el proyecto, aunque el mercado inmobiliario está todavía bastante aletargado.

La consejera de Obras Públicas, María José Salvador, ha estimado que la nueva solución podría estar lista en un horizonte temporal de 15 años. "A partir de hoy nos ponemos a trabajar, de ahí la importancia del acuerdo de esta mañana", ha dicho la consejera, quien ha dejado claro en su intervención ante el ministro que la disponibilidad de dinero por parte de la Generalitat para este y otros proyectos está seriamente lastrada por la falta de financiación del Estado.

El alcalde de Valencia, Joan Ribó, ha deseado que el proyecto se desarrolle lo más rápido posible y también ha aludido a los problemas de financiación de las Administraciones valencianas. Incluso ha llegado a decir que sentía "una envidia sana" por el cupo vasco en alusión a las inversiones que el Gobierno ha comprometido con Euskadi a cambio de su apoyo a los Presupuestos del Estado para 2018.

"Es un nuevo proyecto y un nuevo convenio", ha dicho Salvador, quien ha apuntado que "en los grandes trazos estamos de acuerdo". La Generalitat considera fundamental para la ciudad de Valencia esta obra: "La integración ferroviaria es básica no solo para las conexiones urbanas sino también para el Corredor Mediterráneo" y, por tanto, ha mostrado "total predisposición para la firma de un nuevo convenio".

De momento, las dos administraciones valencianas -la local y autonómica- deben asumir para la primera fase, que es la construcción del canal de acceso, otros 170 millones de euros, a lo que pueden ayudar las plusvalías urbanísticas que arroje el proyecto.

Avant urbanizará la estación de Alicante

El alcalde de Alicante, Gabriel Echávarri, ha explicado el principio de acuerdo alcanzado con Adif [empresa pública de infraestructuras ferroviarias] es "muy bueno" y desbloquea una situación "histórica", ya que esta empresa pública se haría cargo de la deuda de 60 millones de euros procedente de las obras de la estación del AVE de Alicante.

La decisión se anunció ayer después de que Adif se reuniese en las últimas semanas con representantes del Ayuntamiento de Alicante y la Generalitat.

Las tres entidades componen la sociedad pública Avant -el Grupo Fomento (actualmente, Adif y Renfe) con un 50 %, y el resto con un 25 % cada uno- constituida en 2003 con el objetivo de remodelar la red ferroviaria de Alicante como consecuencia de la llegada de la Alta Velocidad.

Más información