Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El castillo hinchable accidentado estaba mal anclado y no tenía permiso

La instalación infantil estaba sujeta solo por dos de los seis anclajes

Operarios y bomberos retiran el castillo.

El castillo hinchable accidentado ayer en Caldes de Malavella (Girona), en el que murió una niña de seis años, estaba mal anclado y carecía de licencia. La instalación estaba sujeta solo por dos de los seis anclajes, según fuentes policiales, y además el dueño de la atracción no había pedido la licencia municipal para poder instalarla en su restaurante. La principal hipótesis es que el castillo hizo el efecto globo al desinflarse y salió despedido al no estar bien sujeto. Ahora los Mossos investigan si se debió a un fallo de alguna de las válvulas de seguridad, y descartan que se produjese una explosión.

El departamento de Interior de la Generalitat ha abierto un expediente informativo al propietario del local Mas Oller. El establecimiento se enfrenta a una sanción grave, además de lo que se decida en la vía judicial. Jaume Matas, propietario del restaurante, ha asegurado que el juego todavía estaba en “pruebas” y que durante el mes y medio que llevaba en funcionamiento no había dado “ningún problema”, según ha explicado a Rac1.

El alcalde de Caldes de Malavella, Salvador Balliu, ha especificado que los responsables del local debían de haber entrado una solicitud para instalar el castillo, y posteriormente se les hubiese pedido documentación diversa. En concreto, un plano de la ubicación, un seguro, la homologación del departamento de industria –que según el alcalde sí estaba en regla- y un certificado de un técnico superior que atestiguara el buen estado de la instalación en general y también tanto de sus anclajes, como del motor.

La tragedia se produjo este domingo hacia las cinco menos cuarto cuando el castillo hinchable salió volando unos 40 metros, por encima del tejado del local. En aquel momento había siete niños jugando que cayeron al suelo desde una altura de entre 10 y 20 metros. Una niña de seis años murió de las heridas sufridas en el hospital Vall de Hebrón durante la noche de domingo. Dos de los pequeños quedaron heridos graves, mientras que el resto sufrieron heridas de menor gravedad.

Los heridos graves, estables

Los dos menores heridos graves están “estables dentro de la gravedad”. Se trata de un niño de nueve años que se encuentra en la unidad de cuidados intensivos del hospital Parco Taulí de Sabadell y de una niña de siete años que fue trasladada al hospital Josep Trueta de Girona. En este centro sanitario también están ingresados dos niños, de 7 y 11 años, heridos leves, mientras que una niña de tres años ya ha recibido el alta.

Más información