Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
SMARTCITY

La comida, directa al trabajo

La web ApetEat envía menús diarios de dieta mediterránea a la oficina desde 6 euros

Imagen de la web Apeteat.
Imagen de la web Apeteat.

Fue en Barcelona, hace más de tres años, cuando Pablo Samarach comenzó a pensar que el sector dedicado a la distribución de comida a empresas tenía futuro. Samarach empezó entonces a analizar este mercado en Madrid y, tras debatirlo con su amigo Eduardo Liviano, ambos fundaron y lanzaron en mayo de 2016 la aplicación web ApetEat, que se encarga de llevar la comida diaria directamente a la oficina de sus usuarios. “Nuestra compañía es el primer restaurante 100% online para pedir platos mediterráneos, diseñados y elaborados por profesionales, y recibirlos directamente en el trabajo”, recalca Samarach.

ApetEat cuenta con una carta de 50 platos “diseñados por chefs y nutricionistas”. Los menús, que van rotando semanalmente, van desde los seis euros (plato, postre y pan) hasta los nueve (entrante, plato principal, postre y pan). El usuario de la página web tiene hasta las 11.30 horas de la mañana para recibir su comida ese mismo día entre las 12.00 y las 14.00. “La idea la tenemos porque vemos una oportunidad de mercado y porque creemos que en los tiempos que corren es complicado encontrar tiempo para cocinar e incluso para comer. Nuestra oferta se basa en proponer una dieta sana y ahorrar tiempo a la gente”, explica Samarach.

Esta empresa gestiona una media de unos 2.000 pedidos mensuales, según sus datos. De momento solo trabaja en los principales núcleos empresariales de Madrid, como Alcobendas, Sanchinarro, Las Tablas, Campo de las Naciones y barrios aledaños, así como en la mayoría de zonas del interior de la M30. Su propósito, cuenta el CEO de la compañía, es dar servicio a toda la Comunidad de Madrid a finales de este año y superar los 8.000 pedidos de menús al mes. Para lograrlo trabajan con una empresa externa que cocina en exclusiva para ellos.

Los excedentes de comida de cada semana los destinan, cuenta Samarach, a asociaciones como RAIS Fundación o Fundación Salto “para que ayuden a los más desfavorecidos”. Además, insiste, la mayoría de los envases, cubiertos y servilletas que usan en su empresa son biodegradables o compostables.