Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Wifi en el bus de Barcelona: WhatsApp sí, YouTube no

La rapidez en la conexión a internet con los dispositivos móviles está limitada a una velocidad moderada y a un acceso a funciones básicas

Una pasajera utiliza su teléfono móvil en un autobús público de Barcelona
Una pasajera utiliza su teléfono móvil en un autobús público de Barcelona

Enviar un mensaje de WhatsApp desde un autobús público de Barcelona sin gastar ni un solo mega de datos ya es posible desde el mes de marzo en la ciudad. Miles de viajeros ya han podido conectarse gratuitamente a un servicio que Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB) ha implantado en la flota de 1.003 autobuses de la ciudad y que forma parte del plan de digitalización del transporte público. No obstante, las prestaciones no pueden sustituir un servicio de wifi condicional. Una mañana haciendo pruebas en diferentes autobuses revela que la conexión funciona bien y que servicios como WhatsApp tienen buena conectividad. Otra cosa es descargarse música o reproducir vídeos de Youtube. En este caso, la espera puede hacerse interminable.

Una viajera se conecta desde los primeros días que se puso en marcha. Consulta el móvil durante el trayecto y confirma que la red “funciona, pero va más lenta que la de casa” y que no puede acceder a todas las funciones que le gustaría. Pero para el uso habitual que hace del transporte público, “funciona bastante bien”, comenta. Otro pasajero añade que la velocidad de carga de las redes sociales como Facebook o Instagram es más lenta, pero “acaba funcionando al cabo de unos segundos”.

El servicio permite navegar por internet o enviar y recibir ‘emails’

El servicio permite acceder a las funciones más basicas: navegar por internet, enviar y recibir correos electrónicos y consultar WhatsApp sin ningún problema. Pero resultan imposibles otras funciones como la reproducción de un vídeo, ya sea vía Youtube o desde el navegador web. En cambio, actualizar o descargarse una aplicación de 110 megabytes (MB), pese a que tarda unos minutos más, es posible. Aunque los distintivos de color azul con los logos de la W que identifican el servicio de wifi ya lucen en adhesivos enganchados en el interior y exterior de los autobuses, algunos conductores reconocen que ni siquiera eran conscientes de que los vehículos que hacen circular ofrecer esta ventaja.

La velocidad de conexión en los autobuses está limitada a los 256 kilobytes por segundo (Kbps), es decir, a 0,256 megabytes por segundo (Mbps), de acuerdo con la regulación de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones. El ancho de banda es muy inferior al que ofrecen otros operadores de internet que llegan hasta los 300 Mbps con la fibra óptica, de las cuales se aprovechan unos 50 Mbps a través del sistema inalámbrico. Esta restricción, en ocasiones, ha motivado quejas por parte del Ayuntamiento de Barcelona, que denuncia que la legislación vigente limita la velocidad en la conexión.

En el autobús que hace el recorrido entre la plaza de Cataluña y la plaza Frances Macià se puede comprobar con una prueba de velocidad que la media de bajada de contenidos es de 0,25 Mbps, mientras que la subida es de 0,55 Mbps. Estas cifras contrastan mucho con las obtenidas de una red de fibra óptica, con la que se consigue una media en la velocidad de subida de 8,8 Mbps y de 4,9 Mbps de bajada.

Para acceder a la intranet, solo hay que buscar cuáles son las redes disponibles y seleccionar Barcelona Wifi. A continuación, la página web redirige a un portal de registro que solicita un correo electrónico y aceptar las condiciones de uso. Una vez el usuario active el acceso desde el correo electrónico que recibe al introducir los datos, ya puede comenzar a navegar libremente.