Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ausencia de una diputada socialista permite a Cifuentes aprobar los presupuestos de 2017

Al faltar la parlamentaria del PP Elena González-Moñux, el bloque PSOE-Podemos habría podido echar atrás las cuentas

El Gobierno regional, presidido por Cristina Cifuentes, consiguió sacar adelante ayer sus segundos presupuestos con cinco meses de retraso. A pesar de que su diputada Elena González-Moñux —de baja desde octubre, cuando denunció acoso laboral por parte del portavoz del grupo popular— no asistió al pleno, el PP pudo salvar la votación gracias a que también faltó la diputada socialista Isaura Leal, que se recupera de una operación en los ojos. El portavoz de Ciudadanos, Ignacio Aguado, reprochó a Cifuentes haber puesto en riesgo las cuentas.

La bancada popular aplaude a Engracia Hidalgo, que defendió los presupuestos.
La bancada popular aplaude a Engracia Hidalgo, que defendió los presupuestos.

Ayer se celebró la votación más importante del año en la Asamblea de Madrid: la aprobación de las cuentas de la región para este año. El PP necesitaba a la diputada Elena González-Moñux debido a que el bloque PP-Ciudadanos (65 escaños) solo supera en un escaño al formado por PSOE-Podemos (64).

Aunque la diputada envió un comunicado indicando que acudiría a las votaciones “importantes”, y cumplió su palabra en el pleno anterior, en el que se discutieron las enmiendas a la totalidad, las dudas persistían entre sus compañeros. La tranquilidad llegó a las filas populares alrededor de las 13.00, cuando constataron que la parlamentaria socialista Isaura Leal no iba a asistir a la sesión debido a que se encontraba convaleciente de una operación en los ojos.

La ley de presupuestos salió así adelante por 64 votos a favor y 63 en contra. En la votación de las enmiendas a la totalidad, que se celebró el pasado 6 de abril, también faltó el diputado socialista Daniel Viondi, por “motivos familiares” que no se llegaron a aclarar. El portavoz socialista, Ángel Gabilondo, explicó que habían barajado ideas como usar una ambulancia, pero Leal debía guardar reposo absoluto y corría riesgos en caso de moverse.

La situación provocó que el líder de Ciudadanos, Ignacio Aguado, reprochara a la presidenta del Ejecutivo regional haber “puesto en riesgo, a última hora, la votación” debido a la ausencia de González-Moñux. Han sido “casualidades de la vida y circunstancias las que han permitido que [los presupuestos] se hayan podido sacar adelante”, añadió Aguado. González-Moñux no avisó de forma oficial a la dirección del grupo de su ausencia. En todo caso, el PP no le abrirá un expediente porque, al estar de baja médica, “tiene derecho a votar, pero no la obligación”, mantuvo ayer Enrique Ossorio, portavoz del PP.

 

Enmiendas descartadas

 

La sesión plenaria, salpicada de momentos de tensión entre Podemos y el PP, ha sacó adelante un presupuesto (pactado entre el grupo popular y Ciudadanos) de 18.538 millones de euros, un 3,5% más que el año anterior. La mayor parte (el 74%) se destina a Sanidad, Educación y Políticas Sociales.

La oposición criticó al bloque del PP y Ciudadanos por rechazar la mayor parte de sus enmiendas. Tanto los socialistas como Podemos consideran que el acuerdo previo de presupuestos al que llegaron sus rivales políticos es la confirmación de que se ha creado una “mayoría absoluta conservadora”. La portavoz de Economía del PSOE, Reyes Maroto, afirmó durante el debate que el pacto ha conducido a Ciudadanos a no apoyar enmiendas que, en cambio, si habían contado con su voto favorable en plenos anteriores como, por ejemplo, el abono de transportes social. “Algo que no se entiende”, recriminó.

Los grupos parlamentarios presentaron un total de 932 enmiendas parciales: 712 el PSOE, 192 Podemos, 18 el PP y 10 Ciudadanos. De ellas se aprobaron 126, que supusieron mover partidas 15,5 millones de euros. Un resultado que no ha satisfecho a todos los grupos. Gabilondo indicó, una vez finalizada la sesión, que las propuestas no aceptadas de su grupo se dirigían a lograr unas “condiciones de vida dignas” para los ciudadanos. La portavoz de Podemos, Lorena Ruiz-Huerta, consideró, por su parte, que estas cuentas “perpetúan la desigualdad en la región”.

 

Gritos de “macarra” y “corruptos” entre el PP y Podemos en el pleno

El ambiente del pleno, que comenzó a las 10.00, se fue calentando a lo largo de sucesivas intervenciones, en las que PSOE y Podemos echaron en cara al PP haber elaborado unos presupuestos continuistas. El momento más bronco se produjo durante una intervención del portavoz de Economía de Podemos, Eduardo Gutiérrez. Desde la bancada popular se escuchó cómo le llamaban “macarra” después de que Gutiérrez indicara que los portavoces del PP y Ciudadanos de Presupuestos, Álvaro Ballarín y Susana Solís, y la consejera de Economía, Engracia Hidalgo, “se van a tragar sus palabras de que no van a subir los impuestos”. El diputado contestó a la provocación indicando que prefería “ser un macarra a miembro de una banda criminal o bandas criminales” que “roba a los madrileños”, en referencia a los problemas de corrupción que atenazan a los populares.

Las recriminaciones continuaron en los escaños populares, conminándole a que diera nombres, y el diputado Alfonso Serrano le llamó “cobarde”. Gutiérrez respondió inmediatamente: “Ya decía yo que había más macarras aquí que en este bar, macarras y corruptos”.

Con la bronca en plena efervescencia, la presidenta de la Asamblea, Paloma Adrados, advirtió al parlamentario de Podemos que no iba a consentir que se hicieran semejantes acusaciones en el hemiciclo. La pelea verbal continuó y varios diputados pidieron la palabra, incluido el portavoz del PP, Enrique Ossorio, que quería pedir a la Cámara la retirada de los insultos proferidos por unos “sinvergüenzas”.

Ciudadanos también tuvo que escuchar las recriminaciones de PSOE y Podemos que consideraron su complacencia con las nuevas cuentas como una demostración de que no es un partido de oposición y actúa como “muleta” del PP. El grupo popular y el de la formación que lidera Albert Rivera alcanzaron un pacto en febrero pasado para sacar adelante los presupuestos.