Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El soberanismo pide al TSJ que anule la causa contra la Mesa del Parlament

Diputados de Junts pel Sí, Sí que es Pot y la CUP se solidarizan con los cinco miembros investigados

Acto en solidaridad con la Mesa del Parlament, en el centro Carme Forcadell, este viernes.
Acto en solidaridad con la Mesa del Parlament, en el centro Carme Forcadell, este viernes. EL PAÍS

Los diputados soberanistas del Parlament han protagonizado este viernes un acto ante las puertas de la institución para solidarizarse con la presidenta Carme Forcadell y cuatro miembros de la Mesa investigados por haber permitido que se votara en octubre la resolución en favor del referéndum de autodeterminación aunque sea sin el permiso del Estado. Forcadell y Anna Simó declararán este lunes en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña mientras Lluís Corominas y Ramona Barrufet lo harán el viernes. Joan Josep Nuet (Sí que es Pot) lo hará en junio. Junts pel Sí y Catalunya Sí que es Pot, que por primera tiene a uno de sus diputados incriminado, han criticado al TSJC por prestarse al juego del Gobierno de PP y han pedido que archive la causa. La CUP ha augurado que no serán los últimos imputados.

Arropados por unos 50 de los 85 diputados de los tres grupos, además de los consejeros Raül Romeva y Dolors Bassa, los cinco miembros de la Mesa —que no han hecho declaraciones— han recibido el apoyo de los parlamentarios que los acompañarán a declarar la próxima semana en unas manifestaciones plagadas de simbología y que empiezan a ser ya casi un ritual. Jordi Turull, de Junts pel Sí, ha considerado que la imputación supone el ataque al valor más sagrado del parlamentarismo al minar la inviolabilidad de los diputados. "El TSJC se presta al juego perverso del Ejecutivo de utilizar al Poder Judicial para bloquear al Legislativo", ha afirmado el portavoz independentista, que ha solicitado al Tribunal que, por "cortesía y por decoro", deje de llamar a la causa caso Forcadell. "Es una falta de respeto a la democracia y a la institución".

"Pedimos la nulidad de un procedimiento que nunca debería haber empezado", ha corroborado Lluis Rabell, presidente de Sí que es Pot. "No hay nada más peligroso y perverso que resolver un conflicto político por la vía judicial, porque lo enquista y envenena". El diputado ha lamentado que el Gobierno de Rajoy haya convertido a la justicia en una especie de "ariete" y ha alertado que este camino solo conduce a un choque de legitimidades. "Y una cosa así solo se resuelve por la fuerza. Es urgente reconducirlo. La judicatura debería exigir a las fuerzas políticas que asuman sus responsabilidades. No puede estar la Mesa bajo sospecha penal".

El Gobierno utiliza a la justicia como una especie de ariete", afirma Rabell que tacha de insólita la injerencia del Constitucional

Tanto Turull como Rabell han alertado de que es un hecho inédito, sin parangón en las democracias europeas, que el Tribunal Constitucional intervenga y fiscalice los debates parlamentarios. El independentista ha apuntado, además, que solo ocurre algo similar en Alemania con el tema —no lo citó explícitamente— del nazismo. El anticapitalista Albert Botran ha alertado de que no será la última vez que puedan ser investigados. "Actuaron en nombre de todos los diputados. La estrategia del Estado es amedrentar y dividir. No se se saldrán con la suya", ha afirmado el parlamentario de la CUP. Botran ha recordado que la querella inicial no incluía a Nuet porque por su trayectoria política no lo considera independentista. La causa, al final, lo incluyó. "Han querido separar a los miembros de la Mesa por ideologías. Estamos juntos porque tenemos un objetivo muy claro: queremos hacer el referéndum y lo haremos", ha zanjado.