Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dimite el jefe de la UCI pediátrica del Gregorio Marañón por la falta de camas

Ángel Carrillo llevaba más de 30 años en el puesto y los colectivos médicos aseguran que la dirección del centro obvió sus peticiones

Fachada del hospital Gregorio Marañón de Madrid.
Fachada del hospital Gregorio Marañón de Madrid.

El responsable de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) pediátrica del Gregorio Marañón, Ángel Carrillo, dimitió de su cargo la semana pasada porque no se atendieron sus reclamaciones, según adelantó hoy El Mundo. Carrillo, que llevaba 30 años trabajando en la UCI, reclamaba principalmente que se aumentara el número de camas para los pacientes. El especialista, que se jubila el próximo tres de julio, ha decidido "alzar la voz para hacer oír sus propuestas y pedir recursos para la UCI pediátrica", asegura un portavoz de la Asociación de Médicos y Titulados Superiores de Madrid (Amyts). EL PAÍS ha intentado contactar con Ángel Carrillo, pero ha decidido no conceder entrevistas.

El presidente de la Asociación de Facultativos Especialistas de Madrid (Afem), Carlos Castaño, explica que el Gregorio Marañón hizo una reforma en una parte asistencial de la UCI, precisamente, para poner más camas, pero que la dirección del hospital decidió finalmente que no era necesario. Este fue el detonante para la dimisión de Carrillo, cuyas peticiones y propuestas no eran escuchadas, según el portavoz de Amyts.

"En las UCI siempre hay falta de camas, enfermos muy graves y recursos limitados. Con los recortes, incluso hay menos recursos que se puedan destinar tanto para adultos como para niños", aseguró Castaño. Este especialista asegura que Carrillo llevaba un tiempo reclamando más camas y más recursos, y que la decisión de la dirección del Gregorio Marañón de que no hacían falta más camas fue "lo que hizo que Ángel se hartara".

El portavoz de Amyts destaca el la llamada de atención que supone la dimisión de Carrillo unos meses antes de su jubilación. "Mucha gente no se atreve a hablar. Se gobierna desde una gestión muy politizada", aseguró. Martínez aclaró que nadie escuchó a Carrillo cuando reclamaba más camas para los enfermos y opina que lo del Marañón es un ejemplo "de una situación generalizada en todos los hospitales".

El Consejero de Sanidad, Jesús Sánchez Martos, se ha pronunciado sobre este conflicto este jueves en la Asamblea de Madrid. Martos reconoció que habló esta mañana con Ángel Carrillo para proponerle que la solución es "que se escuche la versión de todos los profesionales del hospital". Además, le ha pedido que reconsidere su dimisión "porque le quedan pocos meses para jubilarse".

"Él tiene una versión, nosotros desde la gestión tenemos otra. Evidentemente eso no significa que no se pueda llegar a un acuerdo", aseguró Martos. El consejero afirmó que "no hay nada decidido"  y que ni él como Consejero de Sanidad ni su equipo "tomarán decisiones a espaldas de los profesionales".

"La Consejería de Sanidad no ha desoído a este médico. Yo escucho a una persona aunque se jubile al día siguiente. Queremos que con sus ideas nos ayude a mejorar la UCI pediátrica del Gregorio Marañón", aclaró Martos. A su vez, el consejero alegó que cuando un niño sale del quirófano no tiene que ir obligatoriamente a la UCI, sino que existe también la URPA (Unidad de Recuperación Postanestésica). Este viernes Martos se reunirá con los profesionales (cirujanos, anestesistas, e intensivistas) y con la gerente del Gregorio Marañón para que le expliquen la situación y así tomar decisiones.

Más información