Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Junqueras dice a los vascos que no se fíen de los pactos con el Gobierno

El vicepresidente de la Generalitat insiste en Nueva York que la mejor herramienta es ser un Estado independiente

El vicepresidente Oriol Junqueras con una asesora
El vicepresidente Oriol Junqueras con una asesora

El vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, ha vuelto a marcar distancias con la estrategia de los nacionalistas vascos de pactar con el Gobierno español una mayor financiación económica a cambio de renunciar al independentismo. El líder republicano aprovechó el pacto sobre el cupo vasco como argumento para reivindicar el proceso soberanista en Cataluña y que las rentas de los ciudadanos no tengan que depender de este tipo de acuerdos.

“La sociedad catalana ha llegado al convencimiento mayoritario de que el camino más efectivo es el derecho a decidir su propio futuro”, comentó al iniciar su visita a Nueva York, “la mejor herramienta es disponer de Estado”. El espejo del PNV en el que se miró el nacionalismo catalán durante años ha dejado de ser una referencia para la antigua Convergència y Esquerra Republicana, pues en los últimos años han recorrido caminos inversos. Los nacionalistas vascos han renunciado a la secesión que anhelaba Juan José Ibarretxe, mientras que los herederos de Jordi Pujol han abrazado sin complejos el independentismo.

Junqueras recomienda en este sentido al Partido Nacionalista Vasco que no se fíe del pacto. “Que cada uno llegue a los acuerdos que cree más oportunos”, declaró, “nosotros también hemos hecho muchos a lo largo de la historia pero la experiencia nos enseña que los muchos acuerdos a los cuales hemos llegado con los gobierno del Estado españoles que sistemáticamente los han incumplido”.

El representante del Govern se encuentra está semana en Estados Unidos realizando un viaje de perfil netamente económico, para explicar a los actores del mundo financiero que la catalana crece más que las economías de su entorno y cuatro veces más deprisa que el déficit público. “Consideramos que la economía y la sociedad catalana están en condiciones de asumir las responsabilidades que pueda tener en un futuro”, afirmó, “es bueno que el mundo lo sepa”.

Junqueras insiste así que Cataluña podrá hacer un “contribución al mundo global” en un escenario de hipotética independencia y explicó que se está dotando ya del equipo de técnicos para el momento en el que tenga que asumir esas responsabilidades. También consideró que no tiene sentido que las agencias de calificación crediticia están basando su nota en el sistema de financiación entre el Estado español y Cataluña.

Esencialmente, el vicepresidente considera que el modelo que estas firmas utilizar para calcular el riesgo de la deuda soberana es injusto y no refleja la realidad de la economía catalana. “A lo que ponen nota es a la fluidez de la relación entre el que recauda y el que tiene la responsabilidad de servir a los ciudadanos”, explicó. Sus técnicos señalan que esa brecha no permite valorar la salud de le economía.

El equipo de Junqueras no detalla los contactos que mantendrá con los actores del mundo financiero neoyorquino durante la visita, que se prolongará hasta el viernes. Tampoco si hay encuentros previstos con las agencias de calificación. Se limitan tan solo a asegurar que la comunicación con estas firmas es fluida. “Venimos a explicar, no a pedir”, aseguró Oriol Junqueras.

El viaje de Junqueras arrancó el domingo en Miami. La agenda durante la primera jornada en Nueva York es de carácter privado, que incluye un almuerzo con personalidades catalanas que residen en la ciudad de los rascacielos. Por la noche tenía previsto mantener un encuentro con la comunidad catalana para escuchar sus inquietudes y opiniones ante la proximidad del referéndum de independencia.

El argumento de la solidez económica en las discusiones con las agencias de las agencias de calificación es un paso necesario, según los técnicos del Govern, para el momento en el que se decida volver al mercado para la emisión de deuda pública. No hay un calendario establecido en este sentido y lo marcará, en cualquier caso, de la evolución del proceso político hacia la independencia.

Más información