Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una televisión halla en Barcelona al presunto asesino de un niño de tres años en Brasil

La Policía Nacional detiene al prófugo acusado de matar con una sobredosis de insulina a su hijastro y tirarlo a un arroyo

El momento de la detención del prófugo en la plaza de Urquinaona.

La Policía Nacional detuvo el pasado 27 de abril en la plaza de Urquinaona de Barcelona a Guillherme Raymo Longo. Se trata de un prófugo brasileño, de 32 años, acusado de haber matado en su país con una sobredosis de insulina a su hijastro diabético de tres años y tirarlo después a un arroyo. Simularon una falsa entrevista de trabajo para arrestar al técnico informático, que llevaba en la capital catalana al menos desde el 9 de abril.

Pero en realidad quien dio con él no fue la policía. La labor de investigación del programa de televisión Fantástico, de la cadena O Globo de Brasil, permitió saber que Raymo había escapado a Barcelona después de conseguir permiso para salir de la prisión en la que permanecía de manera preventiva. Según ese mismo medio, el hombre estaba en un régimen de semilibertad, que le obligaba a permanecer en su casa de las diez de la noche a las seis de la mañana, y solo podía salir para trabajar.

Escapó en septiembre del año pasado. Tras viajar a varios países sudamericanos, voló a Madrid y desde allí a Barcelona. Un equipo de reporteros del medio brasileño logró localizarle a través de la identidad falsa que había adoptado, Gustavo Triani. Se había instalado en un hostal del centro, y se había puesto en contacto a través de Facebook con la comunidad brasileña en la ciudad. Decía que buscaba una habitación. También había elaborado un currículum vítae, bajo el nombre falso.

Ese fue el elemento clave para atraparle. Además de afirmar que era una persona “responsable, comprometida” con capacidad para “gestionar y solucionar problemas”, facilitaba un teléfono de contacto. Uno de los productores de Fantástico se hizo pasar por un empresario que buscaba camareros y cerró una primera cita con Raymo en la plaza de Urquinaona el día 25 de abril. A cierta distancia, comprobaron que realmente se trataba del fugitivo.

Entonces fue cuando el equipo se puso en contacto con la policía de su país, que a su vez a través de Interpol avisó a las autoridades españolas. El equipo del programa de televisión brasileño acordó una nueva falsa entrevista de trabajo con el Raymo el 27 de abril. En esta ocasión sí le esperaba alguien: agentes de la Policía Nacional, que le arrestaron el jueves de la semana pasada

El presunto asesino está ahora a la espera de ser extraditado a su país. Su abogado sigue negando que fuese el autor de la muerte de su hijastro en 2013, según recoge Fantástico. El caso ha tenido un amplio seguimiento en los medios brasileños.