Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos asesinatos en El Prat por el control del mercado de la droga

Desde abril de 2016 seis personas han muerto en Barcelona en una guerra entre clanes de narcotraficantes

Los Mossos d'Esquadra entran en el piso donde murieron los jóvenes
Los Mossos d'Esquadra entran en el piso donde murieron los jóvenes EFE

La guerra entre clanes por el control de la droga en Barcelona se ha cobrado, en el último año, seis vidas. Dos bandas dominicanas enfrentadas se disputan el mercado de la cocaína en el área metropolitana y no dudan, para ello, en acabar con vidas. Los últimos asesinatos tuvieron lugar el pasado jueves en el barrio de Sant Cosme de El Prat de Llobregat. Un hombre armado accedió a un domicilio y, a tiros, acabó con la vida de dos veinteañeros dominicanos e hirió a una mujer. Los Mossos d'Esquadra investigan quién puede ser el autor de los hechos e intentar desarticular a ambos clanes y clausurar la guerra que mantienen.

Eran las 22.49 del pasado jueves cuando un vecino del número 44 del paseo Ramon Codina de El Prat de Llobregat llamaba por teléfono a los Mossos d’Esquadra y alertaba de que había escuchado disparos en uno de los pisos del edificio. Varias patrullas se dirigieron al lugar indicado. En el interior del inmueble localizaron a una mujer, de 21 años, herida por un disparo y los cadáveres de dos jóvenes dominicanos. Agentes de la división de investigación criminal de losMossos d’Esquadra abrieron una investigación. Los dos jóvenes asesinados ya estaban siendo investigados por su implicación en otras muertes de la guerra de clanes que comenzó en abril del pasado año.

Sangrienta guerra de clanes

22 de abril de 2016. Un muerto tras recibir un disparo en una discoteca de Barcelona.

28 de noviembre de 2016. Aparece el cadáver de un hombre con varios tiros en la cabeza en el interior de un vehículo en L’Hospitalet de Llobregat.

1 de enero de 2017. Un hombre abre fuego contra un coche en la confluencia de la avenida Río de Janeiro con la avenida Meridiana. Mata a un hombre e hiere a dos.

28 de marzo 2017. Aparece en un descampado de Sant Joan Despí un cadáver maniatado con un tiro en la cabeza.

27 de abril de 2017. Un pistolero mata a dos jóvenes e hiere a otra en El Prat de Llobregat.

Una ambulancia mediacalizada trasladó a la superviviente en el tiroteo hasta el Hospital de Bellvitge, donde se recupera de una herida por arma de fuego. Su declaración será crucial para intentar identificar al asaltante que huyó tras dejar una carnicería en el piso de El Prat.
La policía autonómica intenta frenar esta escalada de violencia y desarticular ambos clanes con conexiones en otras ciudades europeas. De hecho, fuentes cercanas al caso apuntan a que las sangrientas venganzas de las bandas se originaron después de que uno de los clanes robara al otro una importante partida de droga.

El primero de los asesinatos de esta guerra de bandas tuvo lugar la madrugada del 22 de abril de 2016. Un joven de 28 años y de origen dominicano murió tras recibir un disparo cuando se encontraba en la discoteca Koko Premium Club de la avenida del Paral·lel. El tiro perforó el tórax de la víctima que falleció en el acto. Los Mossos abrieron una investigación que pronto les llevó a atar cabos y a constatar que el crimen lo provocó una reyerta entre bandas.

El pasado 28 de noviembre, el cadáver de un hombre de 36 años y nacionalidad dominicana apareció en el interior de un vehículo aparcado a la altura del número 99 de la avenida de Catalunya de L’Hospitalet de Llobregat. Falleció tras recibir varios impactos de bala en la cabeza. Tenía numerosos antecedentes.

El tercer crimen tuvo lugar el 1 de enero de 2017. Al menos un hombre armado se aproximó a vehículo que circulaba por la avenida Meridiana y realizó una decena de disparos. En el vehículo viajaban dos hombres y dos mujeres, todos de nacionalidad dominicana. Uno de los ocupantes, de 32 años, falleció en el acto; el otro hombre y una mujer resultaron heridos graves. La investigación de los Mossos siempre ha relacionado la carnicería de la Meridiana con el asesinato perpetrado el 28 de noviembre en L’Hospitalet.

El cuarto fallecido apareció el pasado 28 de marzo maniatado y con un tiro en la cabeza en un descampado de Sant Joan Despí. No tenía antecedentes y la investigación de los Mossos d’Esquadra apuntó desde el primer momento a un nuevo episodio del ajuste de cuentas entre bandas rivales.