Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un empresario pidió dinero a tres fiscales para implicar a Pujol

Los fiscales piden amparo al Fiscal General del Estado tras recibir dos denuncias consecutivas del entorno del BPA que pretenden "perturbar" su labor

Los fiscales José Grinda, a la izquierda, y Fernando Bermejo salen de la sede de Convergència, eb la calle Còrsega de Barcelona.
Los fiscales José Grinda, a la izquierda, y Fernando Bermejo salen de la sede de Convergència, eb la calle Còrsega de Barcelona.

Rafael Pallardó, el empresario que confesó haber blanqueado la fortuna millonaria de Gao Ping, exigió dinero a tres fiscales anticorrupción para entregar información sobre el expresidente de la Generalitat Jordi Pujol. Los fiscales, Pallardó y los abogados de éste se reunieron el 30 de octubre de 2014 en la sede de la Fiscalía de Cataluña. El empresario se había ofrecido a "dar información (y documentos) que podían tener incidencia en el caso Pujol". Lo explican los fiscales afectados (José Grinda, Fernando Bermejo y Juan José Rosa) en un escrito en el que solicitan amparo al Fiscal General del Estado, José Manuel Maza, después de que Pallardó les haya denunciado ahora por coacciones y amenazas.

Pallardó fue uno de los detenidos en 2012 en el caso Emperador, una trama de blanqueo de capitales de origen chino. Después de la reunión con los fiscales, decidió colaborar con la justicia mediante dos declaraciones (en marzo y junio de 2015). Pallardó no solo admitió que enviaba dinero a China a cambio de una comisión como intermediario; también detalló que el sistema para hacerlo posible le fue propuesto por directivos de la Banca Privada de Andorra (BPA). Ésa es la entidad que, desde 2010, guardó la fortuna oculta a Hacienda de la familia Pujol.

Este mes de abril, Pallardó ha denunciado a los tres fiscales ante la Fiscalía Anticorrupción, que ha remitido las actuaciones a la Fiscalía de Cataluña. Asegura que, en la reunión de 2014, los fiscales le coaccionaron y le amenazaron, según recoge el escrito firmado por los fiscales Grinda, Bermejo y Rosa, y que ha recibido la adhesión de una docena de compañeros de Anticorrupción. En esa solicitud de amparo -que se debatirá en la reunión del Consejo Fiscal de los próximos 3 y 4 de mayo-, los fiscales recuerdan que la reunión fue "autorizada" por los máximos responsables de la Fiscalía.

"Al llegar a la Fiscalía, Pallardó nos solicitó el pago de fondos reservados para dar la información", subrayan los fiscales. "Se le dejó meridianamente claro que eso no era posible, que la Fiscalía no pagaba". El empresario, siempre según la versión de los fiscales, "manifestó que hiciéramos las gestiones necesarias ante El Mundo para que este medio de comunicación le hiciera el pago pretendido".

La de Pallardó no es la única denuncia que han recibido este mismo mes los fiscales. El exdirectivo del BPA Santiago Roselló ha presentado otra denuncia, en este caso contra Grinda. Los fiscales recuerdan que acusaron a Roselló por haber blanqueado, como directivo de la entidad, un millón de euros.

Las dos denuncias, dicen los fiscales, deben ponerse en contexto. Su nexo común son los hermanos Ramon e Higini Cierco, propietarios del BPA hasta que fueron relevados por el escándalo del blanqueo de capitales de la entidad. Ambos están imputados en la causa contra Banco Madrid que investiga el juzgado de instrucción número 38 de Madrid. Los fiscales recuerdan que los Cierco ya se han querellado en Andorra contra el jefe de la unidad de inteligencia financiera de Andorra, Carles Fiñana, y contra el comisario Marcelino Martín Blas (exjefe de Asuntos Internos de la Policía) porque ses ha pbligado a dar datos bancarios de la familia Pujol".

En esa misma denuncia, sigue el escrito, señalan que Grinda dio "información secret a un magistrado del Tribunal Supremo de Andorra". Y que "consiguió, a cambo, cursos en dicho país". Los fiscales remarcan que los Cierco y Pallardó comparten abogado. Y subrayan que las denuncias no tienen otro objetivo que "inquietar la labor de los tres fiscales". "Estamos siendo perturbados e inquietados en el ejercicio imparcial de nuestras funciones", añaden los fiscales. Dos de ellos, Grinda y Bermejo, fueron relevados la semana pasada de la investigación del caso 3%, la presunta trama de comisiones ilegales a Convergència.