Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Salud detecta médicos en la sanidad pública que desaconsejan la vacunación

El Departamento celebra el éxito del calendario vacunal pero reconoce que le “preocupan” los movimientos antivacunas

Vacunación de meningitis en un centro asistencial de Barcelona. Ampliar foto
Vacunación de meningitis en un centro asistencial de Barcelona.

El Departamento de Salud ha descubierto que varios médicos de la sanidad pública desaconsejan la administración de las vacunas que se incluyen dentro del calendario sistemático. Son “pocos”, matizó ayer el secretario de Salud Pública, Joan Guix, pero algunos hay y los dirigentes de Salud mostraron su preocupación por este fenómeno. La vacunación sistemática, que se implantó en Cataluña en 1984, redujo un 90% los casos de enfermedades vacunables en los últimos 30 años.

“Hemos detectado que hay médicos que desaconsejan las vacunas con argumentos que no están dentro de la evidencia científica”, confirmó Magda Campins, jefa del servicio de medicina preventiva y epidemiología del hospital Vall d’Hebron de Barcelona. El complejo sanitario ha celebrado esta semana un curso de actualización de vacunas en el que se ha puesto de manifiesto que, pese a las buenas tasas de cobertura, los movimientos antivacunas inquietan a los expertos en salud pública. “Es un movimiento minoritario pero no residual. Estamos buscando formas creativas de actuar en este colectivo”, señaló Guix.

En este sentido, el secretario de Salud Pública reconoció que le “preocupan” especialmente los médicos que desaconsejan las vacunas en la consulta y admitió que el Departamento ha tenido que llamar al orden a algunos facultativos. Guix aseguró que son “casos puntuales” y que no se ha amonestado a ningún médico. “No se ha sancionado a nadie de momento. No somos partidarios de las sanciones. Es necesario informar mejor a estos profesionales”, indicó Guix.

Según Campins, los argumentos que han empleado estos facultativos reticentes a la administración de vacunas no tienen base científica, por lo que estarían incurriendo en una falta a la deontología profesional. “Los médicos no solo han de informar de las vacunas. Han de informar y aconsejar su uso”, puntualizó el doctor Fernando Moraga Llop, vicepresidente de la Asociación Española de Vacunología.

Los expertos recordaron ayer la eficacia y seguridad de las vacunas como tratamiento preventivo para evitar enfermedades potencialmente graves. De hecho, según los datos del Departamento de Salud, en 1984 —año en el que se implantó el calendario vacunal sistemático—, se detectaron 36.740 casos de enfermedades vacunables (difteria, tos ferina, tétanos, sarampión, rubeola, polio y paperas). En 2015, se registraron 3.879. Así, los casos de paperas pasaron de 20.576 a poco más de 400 y los diagnósticos de rubeola saltaron de 8.168 en 1984 a un solo caso registrado en el 2015.

El Consejo de Colegios de Médicos de Cataluña también se posicionó hace unos meses sobre los colectivos reticentes a las vacunas y advirtió de que “los médicos que, públicamente o en ejercicio de la profesión, desaconsejen la vacunación sistemática, sin la concurrencia de una contraindicación justificada, vulneran las normas del código deontológico y, por tanto, podrían ser sancionados por infracción de las normas profesionales”. El doctor Moraga recordó que también la sección de médicos homeópatas del Colegio de Médicos de Barcelona (COMB) firmó la recomendación de las vacunas.


Mensajes en redes sociales


El secretario del Colegio Oficial de Médicos de Barcelona (COMB), Gustavo Andrés Tolchinsky, apuntó ayer que al COMB no le consta ninguno de los casos referidos por Guix, aunque sí reconoció que el colegio profesional ha tenido que abrir un expediente informativo a tres facultativos por lanzar consejos antivacunas en las redes sociales . “Se detectó que habían hecho difusión de consejos antivacunas en blogs y comentarios en redes sociales. Les advertimos de que estas informaciones no las podían dar y las retiraron”, zanjó Tolchinsky.

El médico aseguró que hace algunos años se había registrado algún caso más pero nunca han tenido que iniciar un expediente sancionador contra ningún facultativo por este motivo.

Con todo, Guix recordó ayer que dar mejor información a los grupos antivacunas es, junto con el son el control de brotes vinculados a la globalización y los problemas de desabastecimiento de vacunas, los retos del futuro en el campo de la vacunología.

 

Más información