Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los ambulatorios dan un mes a Salud para que aumente recursos en atención primaria

Exigen más dotación económica para el ámbito de la medicina de familia

Pacientes en la sala de espera del CAP de La Mina
Pacientes en la sala de espera del CAP de La Mina

A la atención primaria catalana se le agota la paciencia. Colegios profesionales, entidades vecinales y plataformas de sanitarios han lanzado un ultimátum al Departamento de Salud para que en el plazo de un mes respondan a las demandas del colectivo de atención primaria, que pasan por aumentar el presupuesto destinado a los ambulatorios, recuperar los profesionales perdidos durante los años de recortes del gobierno de Artur Mas y dotar de autonomía de gestión a los centros. Auspiciados por el movimiento Rebelión Primaria —que ya aglutina medio centenar de ambulatorios en torno a un manifiesto en defensa de la medicina familiar—, los profesionales han advertido a Salud de que la falta de recursos pasa factura a la calidad asistencial.

Aunque no han desgranado cuál sería su plan B si Salud no atiende a sus demandas, los sanitarios de Rebelión Primaria han sacado pecho avisando de que, en menos de un mes, ya han duplicado los ambulatorios adheridos a su manifiesto —ahora son 47 centros de atención primaria (CAP), un centro de urgencias de atención primaria (CUAP) y el Ayuntamiento de Viladecans— y el boca a boca continúa. "La atención primaria es la hermana pobre del sistema", ha criticado Tamara Sancho, portavoz de Rebelión Primaria.

Pese a que los sucesivos gobiernos siempre han puesto en valor el papel y la relevancia de la atención primaria, este sector ha sido el peor parado durante la época de recortes. Mientras el presupuesto global del Departamento de Salud bajaba hasta un 16% (1.500 millones) entre 2010 y 2014, el de atención primaria se redujo un 20% (de 1.593 millones a 1.276). Las reformas del actual ejecutivo, con Toni Comín al mando del Departamento, caminan hacia mejorar la situación de los ambulatorios pero los sanitarios creen que las medidas de Salud son insuficientes. "Los presupuestos del 2017 para Salud aumentan 408 millones de euros pero sólo 27,6 millones (un 6,8%) son para atención primaria", ha lamentado Nani Vall-llosera, presidenta del Foro de Centros de Atención Primaria (Focap). 

El nuevo manifiesto que han presentado este miércoles recoge cuatro exigencias concretas y ha sido apoyado por el Colegio Oficial de Trabajo Social, la Sociedad Catalana de Medicina Familiar y Comunitaria, la Focap, la Confederación de Asociaciones Vecinales de Cataluña, la Federación de Asociaciones de Vecinos de Barcelona, la Asociación de Enfermería Familiar y Comunitaria y Rebelión Primaria. "Celebramos el plan de estabilidad laboral que presentó Comín pero es necesario aumentar la dotación presupuestaria y recuperar plazas estructurales que se han perdido desde 2011", ha indicado Vall-llosera. La Focap ha advertido que se han perdido más de 3.000 profesionales en los últimos años.

Los profesionales se quejan de que la presión asistencial a la que están sometidos y las listas de espera para visitar al médico de referencia ponen en jaque la continuidad asistencial, pieza clave de la atención primaria. "Estamos dando cita entre una y cuatro semanas cuando lo máximo serían 48 horas. La puerta de entrada está bloqueada", ha advertido Sancho. Los profesionales han reconocido que esperan que Salud atienda a sus demandas.

Más información