Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Policía registra la casa y el despacho de Jordi Pujol

El primogénito, Jordi Pujol Ferrusola, ha sido trasladado a Barcelona desde Madrid tras ordenar el juez su ingreso en prisión

Jordi Pujol

La Policía ha registrado este miércoles la vivienda y el despacho profesional del expresidente de la Generalitat Jordi Pujol. El juez de la Audiencia Nacional José de la Mata ha ordenado registros, también, en el despacho de Jordi Pujol Ferrusola, que desde ayer permanece ingresado en prisión provisional. El primogénito del exmandatario nacionalista ha sido trasladado desde Madrid para estar presente en los registros, que se han extendido a mediodía a su vivienda en el pueblo de Queralbs, en el Pirineo catalán. A estas horas, el primogénito de la familia Pujol ha sido trasladado a la comisaría de la Policía Nacional en La Verneda (Barcelona). De allí está previsto que regrese a la prisión de Soto del Real, en Madrid.

Los registros están vinculados a la actividad de Jordi Pujol Ferrusola y pretenden hallar nuevos indicios sobre las estrategias que empleó para llevar su fortuna fuera de España. El registro en el despacho de Jordi Pujol padre, sin embargo, indica que las pesquisas —que están declaradas secretas— pueden ser más amplias: se trata de un local de unos 80 metros cuadrados, en la calle Calàbria de Barcelona, que el expresidente utiliza para recibir visitas y guardar documentación. Acude unas horas a diario para trabajar. Al salir de su despacho, Pujol ha lamentado el caso judicial sobre el patrimonio de su familia por el que este miércoles se registran inmuebles suyos y de su primogénito: "Siento mucho todo esto que está pasando", ha dicho. Es lo único que ha declarado a las 14.35. 

Jordi Pujol
Dos policias sacan cajas del despacho de Pujol.

La casa de los padres, en la avenida General Mitre de Barcelona, ya fue registrada por la Policía hace dos años. Una habitación del domicilio ha sido utilizada temporalmente por Jordi Pujol Ferrusola como residencia. La policía busca también indicios para aclarar el origen de la fortuna familiar oculta en Andorra, que presuntamente procede de actividades ilícitas.

A las 9 horas se ha visto salir del edificio familiar a Jordi Pujol —también imputado en la causa— acompañado de su abogado. El registro ordenado por el juez de la Audiencia Nacional permanece bajo secreto de sumario, según han confirmado fuentes de la investigación. El objetivo de estas diligencias es hallar nuevas pruebas sobre las estrategias que Jordi Pujol Ferrusola empleó para llevar dinero fuera de España con la investigación en marcha.

El primogénito del expresidente catalán, de 59 años, declaró ayer por tercera vez como imputado en la Audiencia Nacional ante el juez José de la Mata. El magistrado, tras una declaración extenuante de más de cuatro horas, decidió enviarle a prisión –como le solicitó la Fiscalía Anticorrupción- por supuestamente haber movido fuera de España 29,91 millones de euros mientras se le investigaba por delitos de blanqueo y contra la Hacienda Pública junto a sus padres y a sus seis hermanos menores.

La investigación contra Jordi Pujol Ferrusola arrancó a finales de 2012 con las declaraciones de su exnovia Victoria Álvarez y del financiero Javier de la Rosa. En julio de 2014 salieron a la luz las informaciones que apuntaban que varios miembros de la familia Pujol eran titulares de cuentas corrientes en Andorra. Esa información obligó al expresidente de la Generalitat a emitir un comunicado en el que confesó que su familia tuvo una fortuna oculta a Hacienda durante más de tres décadas, y que el dinero procedía de una herencia de su padre, Florenci Pujol.

Los antecedentes

La UDEF lleva indagando desde entonces el origen del patrimonio de los Pujol y, especialmente, los negocios del primogénito de la familia, encargado de gestionar el dinero en Andorra. El gran salto adelante se produjo en octubre de 2015, cuando la Policía registró por primera vez los domicilios y las empresas de los Pujol. Los agentes irrumpieron ya entonces en el domicilio del expresident y su mujer porque Júnior acababa de ser operado y estaba viviendo allí. El registro se limitó a la habitación ocupada por el primogénito.

Más información