Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición exige saber cuánto costará parar el túnel de Glòries

Colau dice que las obras de urbanización de la plaza siguen y defiende rescindir el contrato para “hacer limpieza”

Vista de las obras de la plaza de les Glòries desde el Museo del Diseño.
Vista de las obras de la plaza de les Glòries desde el Museo del Diseño.

Todos los partidos de la oposición en el Ayuntamiento de Barcelona han exigido este viernes al gobierno de la alcaldesa Ada Colau saber cuánto costará rescindir el contrato de las obras del túnel de Glòries, parar la obra y hacer una nueva licitación. Esta es la decisión de Colau ante los retrasos y el sobrecoste que acumula la obra y de los que culpa a las constructoras. Es la mejor opción para “hacer limpieza”, ha dicho; pero el lunes buscará el aval político para materializarlo durante una comisión de Urbanismo en la que los grupos deberán pronunciarse. Por ahora, solo tiene el apoyo de la CUP. En cualquier caso, la última palabra la tiene la empresa pública que encarga las obras Bimsa, donde la alcaldesa tiene mayoría.

El Grupo Demòcrata, Ciutadans, ERC y el PP han criticado al Gobierno por no facilitarles suficiente información y no aclarar cuáles serán las consecuencias de parar las obras: su coste y retraso. “No nos podemos posicionar, no tenemos toda la información, queremos saber cuánto cuesta”, ha dicho el concejal de la antigua CiU, Jordi Martí. Desde Ciutadans, Carina Mejías, también ha pedido respuestas a muchas preguntas y además ha asegurado que es necesario “depurar responsabilidades técnicas y políticas” sobre los problemas de una obra que está investigada por la Fiscalía en el marco del Caso 3%.

El líder de los republicanos, Alfred Bosch, ha insistido también en la idea de poder tener toda la información e invitó a Colau a “decir la verdad a los vecinos: ¿cuánto costará y cuál será el retraso?”. Y el concejal del PP Javier Mulleras ha pedido también “toda la información del coste social y económico de las dos opciones”. “Pedimos que las obras continúen y que las irregularidades no sean una excusa”, ha añadido.

Desde la CUP, Maria José Lecha, ha sido la única concejal que apoyó la decisión de rescindir las obras y pasar página. Ha insistido durante su intervención en que esta obra está vinculada “a la mafia”, en relación con las empresas --y ha citado a Copisa--, investigadas por el 3%. Lecha ha pedido incluso que las empresas de la actual UTE constructora sean excluidas de una futura licitación.

Miedo a un Sagrera 2

La alcaldesa ha recordado que estas obras fueron licitadas en el mandato anterior “bajo la tutela del [entonces responsable de Urbanismo, Antoni] Vives”. Y ha apoyado la decisión de hacer borrón y cuenta nueva “para evitar un paro largo como el de las obras de La Sagrera, con nuevas judicializaciones y guerras de modificados”. También ha asegurado que las empresas contratistas “quieren pedir unos sobrecostes que no están justificados”. Por todo ello, dijo, "hay la recomendación de hacer limpieza, rescindir contrato y hacer un nuevo proyecto que permita reemprender las obras cuanto antes”.

Colau ha asegurado que su gobierno “se reafirma en el Compromiso de Glòries”, firmado hace diez años con partidos y entidades del entorno. Un compromiso que mantiene que respetarán cuando se le preguntó si se harán las dos fases del túnel previstas, como piden los vecinos. En un guiño a los vecinos la alcaldesa también ha dicho que “las obras de Glòries no se pararán porque son mucho más que un túnel”. “Estamos actuando para que sigan las obras vinculadas a los equipamientos, viviendas y obras del parque”, ha subrayado.

Más información