Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colau cierra la mutua de funcionarios y la reconvierte en odontología para necesitados

El Ayuntamiento y la Generalitat firman un acuerdo para suprimir el PAMEM e integrar a sus afiliados al CatSalut

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau.
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha anunciado esta mañana el cierre definitivo de la mutua de funcionarios municipales y la reconversión de sus instalaciones en salas de odontología y podología que diagnosticarán y tratarán a barceloneses sin recursos.

Colau y el consejero de Salud de la Generalitat, Antoni Comín, han firmado esta mañana un acuerdo para integrar a los 8.300 afiliados que todavía tiene el Instituto de Prestaciones de Asistencia Médica al Personal Municipal (PAMEM) al sistema de cobertura universal del Servicio Catalán de la Salud (CatSalut).

El PAMEM fue creado por el Ayuntamiento de Barcelona en 1950 para prestar asistencia sanitaria a los funcionarios del Consistorio. Llegó a atender a 32.000 personas pero en 1993 el Consistorio decidió que los nuevos trabajadores integrasen directamente en el CatSalut. Hoy quedan 8.279 afiliados en el PAMEM de los que 4.368 (53%) son pensionistas, 2.626 son trabajadores municipales y los 1.285 restantes son beneficiarios de estos trabajadores (cónyuges, hijos o nietos). Colau considera: “En la actualidad el PAMEM -una mutua a la que estuvieron afiliados mis abuelos- es un sistema paralelo. Una anomalía que no tiene ninguna razón de existir. Además, dentro del Consistorio sigue esta desigualdad porque unos trabajadores tienen derecho a la mutua y otros no”.

El servicio del PAMEM es deficitario y “ese déficit ha ido arrastrándose” con el tiempo debido al envejecimiento progresivo de los afiliados que cada vez necesita mayores atenciones sanitarias. El consejero de Salud, Antoni Comín, ha destacado que el PAMEM ha acumulado una deuda de “22,8 millones de euros de los que el Consistorio abonará dos terceras partes y la Generalitat la tercera parte restantes”. Además, en este proceso de integración de la mutua con el CatSalut el Ayuntamiento aumentará en 3,75 millones de euros su aportación a las inversiones previstas en el convenio de mejora de equipamientos sanitarios de la ciudad.

La comisionada de Salud del Ayuntamiento, Gemma Tarafa, ha destacado que la integración durará tres meses durante los cuales se acompañará a los afiliados al PAMEM. Hasta ahora los miembros de la mutua municipal recibían atención sanitaria en la sede central en la calle Viladomat 127. Tarafa ha informado de que allí trabajan 22 personas a las que se les mantendrá el empleo ya que reconvierten la sede. “Ahora, allí, daremos servicios a personas sin recursos. Instalaremos servicios de odontología donde se realizarán aquellas intervenciones que están excluidas en el sistema sanitario”, ha remarcado Tarafa. El servicio entrará en funcionamiento a finales de año y pretende tratar a 3.000 personas durante el primer año. La comisionada ha destacado que también se activarán servicios de podología que pretende tratar a un millar de personas el primer año. “Todos los pacientes serán barceloneses sin recursos derivados directamente de los servicios sociales”, ha destacado.

Además, los empleados del PAMEM se dedicarán a realizar labores de medicina deportiva y para ello se está llegando a acuerdo con el Instituto Barcelona Deporte. El Consistorio pretende que “adolescentes, niños federados y usuarios de los centros municipales” puedan recibir este servicio sanitario.