Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
LITERATURA

Cómo escribir un libro en directo y usando Instagram

El escritor Juan Arcones publica Basoréxico, cuyo proceso creativo ha sido emitido por redes sociales

“La vida de los libros es muy corta. Más si eres un escritor novel. Se publican muchos libros a lo largo del año por lo que, o tienes el apoyo de una gran editorial, o tienes que intentar hacer algo diferente”, dice Juan Arcones. Siguiendo su mantra con respecto a la originalidad, este joven escritor, que está a punto de publicar su cuarta novela Basoréxico (Ediciones Monorail), ideó una particular campaña online: escribir en directo parte de su último trabajo, emitiendo para sus lectores a través de Facebook, Instagram o YouTube; publicar fotos de los locales de Madrid que aparecen en su novela, que transcurre en la capital, o decidir la portada mediante un concurso en redes sociales. “Me desnudé, pero en lugar de físicamente, desnudé mi proceso creativo”.

El escritor Juan Arcones en una de las habitaciones del hotel Abalú, donde escribió en directo parte de su nueva novela.
El escritor Juan Arcones en una de las habitaciones del hotel Abalú, donde escribió en directo parte de su nueva novela.

Basoréxico es la continuación de Dextrocardiaco (Ediciones Stonewall), su primer trabajo, que narra la historia de Marc, un romántico veinteañero al que en el primer capítulo dejan por email y que se enfrenta a la soledad enganchándose a una relación tóxica con Lucas. Pero la historia de Marc no arrancó en la primera página del libro sino que tuvo una previa en forma de una exposición de ilustración. Luego la obra se llevó al teatro —y se estrenó en el off del Lara—. “Para mí esto [usar diferentes canales para defender una idea o proyecto] es necesario. Pero no solo para músicos, artistas o ilustradores sino también para escritores”, dice Arcones.

Su nuevo trabajo no solo tiene banda sonora sino que ha ido calentado el ambiente emitiendo vídeos, de una hora de duración, mientras escribía en diferentes lugares de la capital (hoteles, bares, cafés): “Quería que la gente se sintiera parte de la historia desde el principio, crear algo inmersivo”. Por eso ha abierto su mundo, su intimidad y sus neuras a todo aquel que quisiera ver. Para añadirle emoción, la editorial le dio solo 15 días para tener listo un primer borrador; “creación literaria contrareloj”.

En todo el proceso, Arcones ha disfrutado. Pero también ha vivido momentos de tensión. “Te expones mucho”, reconoce. “Cuando escribes, normalmente, no hablas en alto, pero al estar grabándote tienes que narrar algo; hacer cierta performance. Por otro lado, si tienes una crisis creativa y te quedas en blanco, se lo tienes que contar a la gente que está mirando o hacer algo”, dice.

¿Creatividad, exhibicionismo o narcisismo? “Un poco de todo”, responde. “Actualmente, para llegar a la gente —y para vender— hay que hacer mucho espectáculo. Además, el narcisismo es casi coyuntural al siglo XXI: a todos nos encanta tener muchos me gusta en nuestras fotos o que nos digan lo guapos somos”. Deja libertad para que cada uno opine lo que quiera. Mientras tanto, una editorial “gorda”, le ha tanteado: les ha interesado su proceso de creación y quieren que piense algo para una nueva novela: “Y de nuevo tendrá que ser algo diferente”, avisa.

Más información