Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un busto de Fraga amanece pintado con los colores de la bandera republicana

La estatua dedicada en Vilalba al fundador del PP y exministro de Franco ya fue atacada el pasado marzo por tres encapuchados

Un operario municipal limpia el busto de Fraga en Vilalba.
Un operario municipal limpia el busto de Fraga en Vilalba.

El busto de Manuel Fraga Iribarne en Vilalba (Lugo), localidad natal del fundador del Partido Popular (PP), ha sufrido un ataque esta madrugada. El monumento en honor de quien fue presidente de la Xunta de Galicia y ministro durante la dictadura de Francisco Franco, ubicado en la principal plaza del municipio, fue rociado con pintura de los colores de la bandera republicana.

La Guardia Civil fue alertada de lo ocurrido por la policía local de Vilalba. El busto, según el instituto armado, “no ha sufrido daños” irreparables y el Ayuntamiento se ha apurado a anunciar su limpieza. Las fuerzas de seguridad no descartan que este nuevo ataque esté vinculado con otro que sufría la estatua a principios del pasado mes de marzo. En aquella ocasión, tres encapuchados arrojaron pintura roja sobre la efigie de Fraga y realizaron pintadas en el edificio que alberga la fundación que lleva el nombre del político gallego.

El delegado de la Xunta en Lugo, el popular José Manuel Balseiro, ha puesto de relieve que estos actos vandálicos son “reincidentes". "No hace mucho tiempo ocurrió algo similar y ya ha pasado en otras ocasiones”, ha señalado Balseiro, quien ha lamentado que los ataques “no son justos", ya que afectan a una figura política que ha representado "mucho para Vilalba, Galicia y el conjunto de España”.

Desde el Ayuntamiento de Vilalba, el alcalde Agustín Baamonde, del PP, ha lamentado la “tendencia” a sustituir el debate de ideas y la confrontación “dialéctica por el vandalismo”. A su vez ha aprovechado para advertir que su gobierno no retirará el busto dedicado a Fraga. Baamonde ha hecho especial hincapié en que este tipo de acciones son “la antesala” de otras “más graves”, para rematar parafraseando al científico Albert Einstein cuando decía aquello de “no sé como será la tercera guerra mundial, solo sé que la cuarta será con piedras y lanzas”.