Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Casa de les Lletres de Barcelona se instalará en Poblenou en 2019

La antigua sede de la Compañía General de Autobuses acogerá un equipamiento para reunir el sector del libro en la ciudad

La Casa de les Lletres de Barcelona se instalará en Poblenou, en la antigua sede de la Compañía General de Autobuses (CGA), un edificio de 1928, que debe rehabilitarse y está previsto que abra a principios de 2019. Situado dentro de la supermanzana del distrito, en la calle Roc Boronat, este equipamiento pretende congregar todo el sector del libro de la ciudad. Nace con el objetivo de acoger a las principales instituciones, gremios y asociaciones del sector, disponer de un espacio expositor, un auditorio, un café literario y convertirse en un almacén de fondos y legados de escritores, además de fábrica de creación y espacio de trabajo para autores. De propiedad municipal, proximamente saldrá a concurso el proyecto para que abra las puertas en dos años.

Edificio que acogerá La Casa de les Lletres de Barcelona.
Edificio que acogerá La Casa de les Lletres de Barcelona.

Después de años siendo la sede de la Compañía General de Autobuses y posteriormente de Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB), el inmueble acogió las oficinas del 22@ durante diez años. Desde 2007 está vacío y la recuperación “de un edificio icónico de una época de la ciudad” servirá para ponerlo a disposición de la cultura y los ciudadanos, explicó ayer el segundo teniente de alcalde y responsable del área de Cultura, Jaume Collboni. Con un presupuesto de 3,7 millones de euros, ya aprobados, próximamente saldrá a concurso el proyecto con la intención que en dos años se ponga en funcionamiento.

“Queremos invertir más en el contenido que en el continente”, afirmó Collboni. El edificio, que conserva las siglas CGA en la fachada, tiene cuatro plantas de casi 500 metros cuadrados cada una, con una protección patrimonial de nivel C, que obliga a mantener el volumen y la fachada principal de la calle Roc Boronat, a rehabilitar la fachada posterior y mantener los elementos metálicos de las dos esquinas, incluidos los elementos de la iluminación, unos característicos faroles. Collboni ha querido destacar su enclave, en una de las áreas más consolidadas del 22@, junto a otros equipamientos que dan vida al distrito como el museo Can Framis, el edificio Media-TIC o la Universidad Pompeu Fabra.

Sin solapamientos

La parte interior del edificio de la Casa de les Lletres. ampliar foto
La parte interior del edificio de la Casa de les Lletres.

Para gestionar este gran espacio se creará el organismo Ciutat Literària del Món (con la participación del Ayuntamiento y agentes del sector), que deben acabar de definir los detalles de todo lo que englobará y su mantenimiento, y ya funciona de facto con un grupo de trabajo formado por agentes del sector y el Ayuntamiento. Además de esta oficina, la casa también acogerá el Consorcio de Bibliotecas de Barcelona, e invitará a instituciones, gremios y asociaciones del sector, a establecerse allí, además de a la Institució de les Lletres Catalanes.

Sus instalaciones también albergarán un espacio expositivo, un auditorio, una cafetería y una fábrica de creación literaria —en consonancia con las otras fábricas de creación proyectadas en la ciudad—. La intención es que sirva para celebrar conferencias, debates, presentaciones y actos del sector. Promover proyectos de investigación y acoger el legado de escritores de la ciudad también forman parte de sus objetivos. La Casa de les Lletres se presentará públicamente el próximo 25 de abril.

“Estamos abordando un ámbito que traspasa las competencias del Ayuntamiento, pero el sector nos lo ha pedido”, defendió Collboni, quien aseguró que el equipamiento cuenta con el apoyo de los agentes relacionados con el libro. A su parecer, la Casa de les Lletres no se solapa con otros espacios culturales de la ciudad, sino que se suma y los complementa. “Que haya un espacio más beneficiará al sector literario”, afirmó. 

Medidas para fortalecer el libro

La Casa de les Lletres es la parte más visible de un ambicioso proyecto para responder al reto que la UNESCO haya declarado Barcelona como Ciudad Literaria. Además de crear un organismo jurídico que se denominará Ciutat Literària del Món, que incorporará el conjunto de los agentes del sector, las medidas del gobierno municipal abordan otros ámbitos.
Como un Observatorio Internacional del Libro que afronte los retos del sector. Entre los puntos de partida, el Centro Internacional de Estudios del Libro, constituido desde el máster de edición de la Pompeu Fabra. El sector editorial contará con un foro anual que dará continuidad al Fórum Edita Barcelona, promovido por el Gremi d’Editors en 2016; se consolidará la red de festivales literarios fortaleciendo los existentes como la Setmana de la Poesia, BCNegra, Món Llibre y Barcelona Novel·la Històrica y Kosmopolis. También se buscará consolidar programas estables de fomento de la lectura, con la implicación de escuelas, bibliotecas y los centros sociocultural públicos y privados.

Más información