Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Durán cree que JxSí se prepara para decidir quién es el responsable de que no haya referéndum

El ex líder de Unió alerta de que el plebiscito previsto como muy tarde para septiembre es "inviable"

Josep Antoni Durán Lleida con Narcís Serra en el homenaje a Carme Chacón.
Josep Antoni Durán Lleida con Narcís Serra en el homenaje a Carme Chacón. EFE

El exlíder de Unió Josep Antoni Duran Lleida ha augurado este jueves que no se podrá celebrar el referéndum y ha subrayado que PDeCAT y ERC protagonizan "peleas públicas" porque están en una "fase preelectoral", más pendientes de dirimir "a quién se responsabiliza" por la ausencia de la consulta.

En una entrevista en TV3, Duran ha alertado de que el referéndum previsto como muy tarde para septiembre es "inviable" y, a su juicio, los responsables del Govern ya son "conscientes" de que no tendrá lugar. En este sentido, "las peleas públicas" entre los socios de JxSí (PDeCAT y ERC) de los últimos días expresan, según el democristiano, que están más pendientes de ver "a quién se responsabiliza por no hacerlo". Ha pronosticado que el referéndum "es posible que se convoque pero no se celebrará", lo que abocará a Cataluña a unas elecciones en las que ERC y PDeCAT no concurrirán juntos. 

Esta situación provoca que exista ya una "confrontación creciente" entre los socios de JxSí, pues las dos formaciones independentistas están "en fase preelectoral". Unas elecciones en las que Duran cree que el líder de ERC y vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, saldrá presidente de un nuevo Gobierno catalán de izquierdas.

Sobre la situación de Unió, en fase de liquidación, el democristiano ha dicho que seguramente hoy "haría las cosas distintas", pero que no se puede "dar marcha atrás" en la ruptura de CiU, que fue el origen de la crisis de UDC. Ha achacado parte de la deuda de Unió a que gastaron "más de la cuenta" y también, en parte, a unos créditos que sirvieron para pagar una campaña electoral de CiU, aunque ha dicho que no tiene nada que reclamar a Convergència.