Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Puigdemont: “Nos quieren inhabilitar a todos nosotros”

El presidente de la Generalitat reitera su apoyo a Carme Forcadell, quien no paralizará debates pese a los avisos del Constitucional

Los asistentes al acto en defensa de la presidenta del Parlament.

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha reiterado hoy su apoyo a la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, por las querellas presentadas por la Fiscalía a las que se enfrenta por permitir votar en dos sesiones diferentes diversas resoluciones independentistas. En el acto, convocado por los tres expresidentes del Parlament Joan Rigol, Ernest Benach y Núria de Gispert, Puigdemont ha afirmado que "ninguna democracia se puede permitir inhabilitar el trabajo de un parlamento" y que el objetivo es el "inhabilitarnos a todos nosotros".

El presidente del Ejecutivo catalán ha denunciado que "un parlamento en el que no se puede hablar no es un parlamento" y que, por ello, tras las actuaciones judiciales, ha llamado a un compromiso "colectivo con nuestras instituciones".

Forcadell, tras agradecer las muestras de apoyo, ha censurado que se quiera "convertir en delito la tramitación de resoluciones parlamentarias". Y ha señalado que, pese a las querellas y a las advertencias del Tribunal Constitucional, mantendrá como hasta ahora el debate y la votación de "todas las ideas defendidas pacíficamente".

La Fiscalía Superior de Cataluña suma dos querellas contra la presidenta del Parlament. Una afecta a Carme Forcadell por haber permitido la votación de las conclusiones de la denominada comisión del proceso constituyente, que marcaban la pauta de cómo se tendría que efectuar un proceso independentista. En la segunda, del pasado mes de febrero, se le atribuyen los supuestos delitos de desobediencia y prevaricación por permitir aprobar dos resoluciones presentadas por Junts pel Sí y la CUP que instaban a convocar un referéndum unilateral de secesión. En esa, están también incluidos los miembros de la Mesa del Parlament de Junts pel Sí: Lluís Corominas, Anna Simó y Ramona Barrufet.

El expresidente del Parlament, Ernest Benach, ha defendido el homenaje a Forcadell como "una cuestión de memoria histórica" y ha descrito el origen de la actual situación política en Cataluña, en su opinión, en dos textos. Uno la LOAPA, la Ley Orgánica de Armonización Autonómica, y otro el fallo del Tribunal Constitucional que recortaba el Estatut en 2010, para muchos el punto de inflexión que ha determinado el auge del independentismo en Cataluña. La ley y la sentencia han servido para describir el contexto político de cada momento, descripción que ha recaído sobre los periodistas José Antich y Mònica Terribas.

Joan Rigol ha censurado que se haya judicializado una cuestión política y ha insistido en que "solo queremos que se sienten en la mesa sobre cómo hacer el referéndum". El expresidente del Parlamento ha afirmado que "los conflictos políticos se resuelven con civismo político, que quiere decir respetar al otro y no criminalizarlo en los tribunales".

De Gispert ha sido la encargada de leer el manifiesto Respecteu les nostres institucions (Respetad nuestras instituciones), en el que se defienden las actuaciones de Forcadell al permitir aprobar distintas resoluciones, ya que se "cumplieron cuidadosamente con los procedimientos parlamentarios", y se muestra el apoyo a ella, al resto de miembros de la mesa advertidos y a los cuatro exmiembros del Gobierno catalán ya condenados. Se considera la actuación judicial como "una intromisión" y se destaca que "no admitimos que por razones políticas se pueda alterar desde instituciones jurídicas la composición de la Cámara, ni que se pretenda inhabilitar a los representantes legítimos de la ciudadanía".

El acto ha llenado el auditorio del Parlament, donde han asistido los miembros del Gobierno catalán y la mayoría de los diputados de la Cámara: los del grupo Junts pel Sí y de la CUP. También había representantes de Catalunya Sí que Es Pot, pero no del resto de formaciones de la oposición.

Asimismo, han acudido a la cita el expresidente Artur Mas y los exconsejeros Francesc Homs e Irene Rigau, condenados por organizar el proceso independentista del 9 de noviembre de 2014 pese a la prohibición dictada por el Tribunal Constitucional. La cuarta condenada con inhabilitaciones, Joana Ortega, no ha podido acudir al Parlament. A ellos se han añadido exdiputados y responsables de las principales entidades independentistas. Jordi Cuixart, presidente de Òmnium Cultural, y Jordi Sànchez, de la Asamblea Nacional Catalana, también han acudido a la cita.