Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fichero de asuntos internos de la Urbana necesitará el vistobueno de Protección de Datos

El PDeCAT consigue que BComú paralice al archivo hasta que no emitan una resolución que asegure su legalidad

Ada Colau dirige unas palabras a los agentes
Ada Colau dirige unas palabras a los agentes

La entrada en vigor del polémico fichero de la unidad de asuntos internos de la Guardia Urbana de Barcelona ha quedado aplazada hasta que la Autoridad Catalana de Protección de Datos se pronuncie sobre si cumple con la legalidad o no. A finales del pasado mes de marzo, el Boletín Oficial de la Provincia de Barcelona publicaba la creación del fichero que utilizará la Unidad de Deontología y Asuntos Internos cuando investiguen la comisión de una falta, infracción disciplinaria o penal cometida por un agente del cuerpo. El fichero permitía recoger información como la “ideología, afiliación sindical, religión, creencias, origen racial o étnicos, salud (enfermedades, discapacidades…), vida sexual, violencia de género” de los agentes siempre que tuvieran que ver con la actuación a investigar.

El sindicato  CSIF, minoritario, emitió un comunicado alertando de que el fichero atentaba contra los derechos fundamentales de los agentes. El Consistorio se defendió asegurando que la información del futuro archivo contaría con todas las garantías legales, además, solo aparecerían en el archivo los agentes investigados.

La polémica con el fichero ha continuado en la comisión de Presidencia de Barcelona. Ciudadanos ha propuesto la retirada del fichero y el Partido Popular anular la resolución que lo crea. Ambas proposiciones han sido rechazadas. La proposición que sí que ha prosperado es la del PDeCAT acordada con el equipo de gobierno de Ada Colau y con el voto favorable de ERC, C’s, PP y el PSC ,que apuesta por aplazar la aplicación de fichero hasta que no haya una resolución de la Autoridad Catalana de Protección de Datos.

El portavoz del PDeCAT, Joaquim Forn, ha defendido: “Podemos estar de acuerdo en la necesidad de crear el fichero, pero queremos que esté bien hecho y sometido a la legislación vigente”.

El comisionado de Seguridad, Amadeu Recasens, ha argumentado que, de todas maneras, sin la resolución de la Agencia Catalana de Protección de Datos no iba a entrar en vigor el archivo. Recasens ha argumentado que todos los cuerpos policiales cuentan con archivos de este tipo con datos “ultraprotegidos”. El comisionado ha asegurado que en algunos casos las críticas efectuadas hacia el fichero por los concejales de la oposición estaban sustentadas exclusivamente en la “mala fe” y ha negado que la recolección de datos sea “indiscriminada”.

Jordi Coronas (ERC) ha argumentado sobre el problema que puede acarrear la “mala praxis” de los agentes que utilicen estos archivos. Desde Ciudadanos, Paco Sierra, ha acusado a Colau de intentar crear una policía política y ha criticado a BComú por menospreciar constantemente a la Guardia Urbana. La concejal del PP, Àngels Esteller, también ha acusado al gobierno municipal de intentar “fichar” a los agentes.

El concejal antisistema, Josep Garganté, ha solicitado a todas las formaciones que defiendan los Derechos Humanos de todas las personas no solo cuando afecta a los agentes de la Guardia Urbana. El concejal no adscrito Gerard Ardanuy ha sostenido que el fichero vulnera los derechos de los urbanos. Por su parte, la socialista Carmen Andrés ha defendido que con el nuevo archivo se “protegen datos especialmente sensibles”.

Fotos sexuales

El Ayuntamiento de Barcelona abrirá una investigación interna por la difusión de fotos de contenido sexual de una agente de la urbana por parte de un subinspector del cuerpo. Los hechos serán juzgados a finales de este mes. La fiscalía solicita tres años de prisión para el subinspector por difundir las imágenes de su expareja, también agente del cuerpo, tras romper la relación en 2008.

La proposición para iniciar una investigación interna sobre los hechos la ha presentado, esta mañana, ERC. Coronas ha pedido que también se investiguen “las decisiones tomadas por los superiores policiales y políticos” del agente acusado que sigue prestando servicio en el cuerpo.

Recasens ha asegurado que si la sentencia es condenatoria no le "temblará la mano” y ha solicitado dar tiempo a la justicia para que esclarezer los hechos. Coronas ha criticado que el Ayuntamiento no castigó al agresor y “le premió con dos ascensos mientras que defenestró a la víctima”.

La propuesta de ERC ha contado con los votos favorables de la CUP, el PP y Ciudadanos mientras que la coalición de gobierno, el PDeCAT y el concejal no adscrito, se han abstenido a la espera del juicio, algo que Coronas ha considerado “un acto de cobardía”.